Densificación equilibrada: Un desafío para la ciudad moderna

La densificación urbana no es un fenómeno negativo, pero debe llevarse a cabo de manera responsable, para ser un aporte en el territorio.



Hasta el 13 de octubre estarán abiertas las postulaciones para participar del Premio Aporte Urbano 2022, también conocido como PAU. Esta instancia celebra a aquellos proyectos construidos que signifiquen una contribución a los espacios públicos y privados, así como a las comunidades que circulan en ellos.

En esta octava edición, el PAU premiará 5 categorías, una de ellas a Mejor Proyecto Inmobiliario de Densificación Equilibrada. ¿Qué significa esto? Según definición de la Cámara Chilena de la Construcción, se trata de “aquel proceso que permite asegurar cuatro conceptos fundamentales: densificación armónica, densidad eficiente, densidad equitativa y densificación cohesionada. Estos cuatro conceptos, aplicados en forma conjunta, debieran lograr una densificación virtuosa de las ciudades, atenuando los efectos adversos en el territorio”.

Agregan, como punto fundamental, que “los procesos de densificación deben ser coherentes con las estrategias de desarrollo de las distintas ciudades, en cuanto a sus políticas de generación de centralidades, regeneración urbana, uso eficiente de la infraestructura existente, entre otras, y siempre ser acompañada con inversión en infraestructura pública complementaria”.

Durante la postura de placa del ganador de esta categoría en 2019- Mirador Barón, en Valparaíso- el asesor de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, Rodolfo Arriagada, se refirió a los conceptos fundamentales de la densificación equilibrada: “Que sea eficiente implica que la localización está cerca de las oportunidades de los bienes urbanos, que está bien localizado. Que sea armónica se refiere a cómo se concibe desde el punto de la vista de la forma; luego equitativa, que tiene que ver con los precios de las viviendas, cómo las personas pueden acceder a ellas y cómo se incorporan criterios de integración social, es decir, quienes viven en los proyectos que se construyen; y por último, cohesionada, que tiene que ver con un proyecto que pueda construir comunidad, que las personas puedan generar redes internas”.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano, el crecimiento por densificación “ha estado marcado por una fuerte tensión entre la preferencia de los ciudadanos por vivir en lugares bien localizados y una percepción negativa de un sector de la población respecto de la densificación y sus impactos urbanos”. Es en esta lógica, que la primera categoría del PAU busca premiar a aquellos proyectos inmobiliarios que tengan como objetivo la conciliación de esta tensión, para de alguna manera promover los beneficios de la densificación y al mismo tiempo controlar sus impactos negativos.

Los proyectos que sean postulados en esta categoría deben ser edificios o conjuntos de edificios de cuatro o más pisos, que cuenten con un mínimo de 50 unidades de viviendas en total.

En la edición 2021 de PAU, este premio se entregó a Activa Plaza Zenteno, a cargo de REC Arquitectos y Felipe Errázuriz, por mandato de Inmobiliaria Activa. Se trata de un proyecto a escala humana en medio de Santiago, cuya propuesta es una nueva mirada a la forma de hacer ciudad.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La iniciativa permite a cientos de niños ir al colegio en bicicleta, con la finalidad de generar consciencia a través de la entretención y la sustentabilidad.