Paula Urenda, la mujer que lidera la construcción

La actual gerente general de la Cámara Chilena de la Construcción llegó en abril de 2019, tuvo que lidiar con la situació n del sector tras el estallido social, con la paralización de las obras por la pandemia y ahora busca potenciar la presencia femenina en el área. A fines de julio fueron el primer gremio en firmar la Norma 3262 y se comprometieron a buscar la equidad de gé nero.




Fue durante el primer trimestre de 2019. Paula Urenda recuerda ese momento. Después de más de quince años como gerente general en el Diario Financiero y por el contacto de un head hunter, surgió la posibilidad de llegar a la Cámara Chilena de la Construcción (CChC). Lo habló durante un tiempo con socios de la Cámara y, sobre todo, con su familia.

–Ese día llegué y se lo conté a mis hijos. Les expliqué que sería como cambiarse de colegio, pero en otro idioma. También les dije que es como el primer tiempo de un partido de fútbol, e implicaría menos tiempo para ellos. Y necesitaba tanto que se sintieran partícipes de esto, que fueron los primeros a los que les conté y agradezco que no se enteraron por otro lado.

Cada vez que habla de sus hijos, mira unos segundos su escritorio. A un costado, fotos familiares y recuerdos. Antes que ejecutiva, e incluso pareja, es, recalca, por sobre todo madre. “Son lo más importante que tengo en la vida, y debo incorporarlos en las decisiones que pueden afectarles”, dice.

Un mundo desconocido

Son cerca de las 12.00 horas de un día jueves y Paula Urenda, en el cargo desde abril de 2019, admite que ha sido un período complicado. Veía la construcción como un mundo lejano y ni en el retail o en los medios de comunicación interactuó con empresarios del sector. No conocía nada más que las grúas que veía en la calle o desde la ventana de su casa. La imagen que tenía, eso sí, era la de un área muy importante para la economía local y una muy preocupada por la seguridad de su gente.

Era un mundo que, de acuerdo a los estereotipos, no parecía ser de mujeres, pero enfrentó otra realidad al visitar por primera vez una obra. Más allá de la imagen cliché de un trabajador de la construcción, dice que conoció a hombres y mujeres muy cercanos, cariñosos y simpáticos. Sin piropos de por medio.

Al encontrarse con su mismo género, las preguntas fueron claras. ¿Cómo las tratan los hombres? ¿Se sienten como una amenaza?

–Lo bonito fue darse cuenta que, a pesar que una mujer requiere de más esfuerzo por llegar a un cargo de capataz o jefe de obra, son muy respetadas. La obra se transforma en una segunda casa y ahí se forma una red de protección entre ellos– asegura la ingeniera comercial.

Con el tiempo comenzó a motivarse, a trabajar más horas de forma desinteresada y quiso conocer más de su área social y el impacto que generaba. Urenda asegura que son el segundo sector, después del Estado, que más invierte en programas sociales en el país, con una red de entidades en varios ámbitos, focalizados en salud, formación y atención social.

Meses después enfrentó las consecuencias del estallido social y luego, con la pandemia, la paralización de las obras. Una de las primeras medidas que tomaron como CChC declarada la emergencia sanitaria, fue lanzar un protocolo Covid-19, al que tenían que adherir todas las empresas, socias o no, para poder funcionar. No quisieron quedarse ahí y decidieron implementar un modelo de gestión sanitario en todas las zonas de trabajo: lanzaron una aplicación donde las empresas podían hacer un seguimiento y trazabilidad de sus trabajadores y habilitaron un canal de denuncia, para fiscalizar todas las instalaciones junto a los ciudadanos.

La mujer en la construcción

Según un análisis de PwC Women in Work Index, Chile es el país de la OCDE que más retrocedió en indicadores laborales femeninos por la contingencia sanitaria. De los 33 países que componen el ranking, quedó en el puesto 31 y bajó en un 13%.

¿Qué está haciendo la Cámara Chilena de la Construcción para colaborar en reducir esas cifras?

A fines de julio la CChC firmó una carta de compromiso para la certificación de la Norma 3262, que promueve un cambio cultural para reducir la brecha de género al interior de las organizaciones. El gremio se convirtió en el primero en adscribirse a la norma y Urenda dice que es un eje importante en la agenda de la entidad.

Aumentar la participación femenina en el sector de la construcción es uno de sus principales desafíos estratégicos en tres ejes: la mujer en obra, en cargos de alta dirección y en el gremio. De hecho, fueron convocados desde el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género para armar una mesa de trabajo con el objetivo de ver cómo a partir de la etapa de reactivación se logra incorporar más mujeres al sector.

Por otro lado, se creó una comisión de mujeres en la CChC compuesta por socias y socios, que aborda esos tres ejes. De esas dos instancias, han implementado acciones concretas, por ejemplo, capacitaciones para mujeres de otros sectores y que pueda interesarles ingresar al mundo de la construcción. También este año, junto al Ministerio de la Mujer, lanzaron el premio Mujer Construye.

Los datos del organismo son positivos. Un informe socio laboral hecho por su Gerencia de Estudios, desde 2019 la participación femenina a la fecha es de 17,7%. “Soy una convencida que el género no debiese ser un impedimento para nada y, en la medida que uno lo asuma así y que nosotras no nos limitemos, todo estará bien. Hay veces en que nos atrevemos poco y la culpa juega un rol importante”, explica.

Las cifras no se quedan ahí. Llegaron a un número récord de consejeras, con 26 en la lista. Además, de las 18 cámaras que tienen en regiones, seis son lideradas por mujeres. Los números continúan sumando. La participación femenina es de un 59% y el 33% ocupa cargos ejecutivos.

–Soy consciente de que en mi caso, ser mujer no ha sido un impedimento para lograr lo que he querido. Pero también hay mujeres que han sufrido y nuestra responsabilidad es asegurarnos que los ambientes en los que trabajamos propicien un desarrollo femenino y masculino en armonía.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.