Comida natural

Ilustración: Gabriel Ebensperger.

Tal como el despertar humano que rechaza la alimentación con productos procesados, pasa con las mascotas puertas adentro, por décadas condicionadas a pellets publicitados como beneficiosos para su salud. Hoy entran dietas con ingredientes reales que cambian desde el pelo, el aliento y la energía cotidiana, mejorando la calidad de vida de los queridos hijos de cuatro patas.




Si has tenido perros y eres mayor de 40 seguramente recuerdas algo así como carbonadas cocinándose para la mascota de la casa. Cuando más que pellets había fideos especiales que después mutaron a sacos colorinches dejando bien atrás los ollones de comida. Un cambio que respondió tanto a dedicación como practicidad y economía, desarrollándose una industria de procesados para perros y gatos que fue creciendo de la misma forma que la tenencia de estos animales de compañía.

Hoy todavía nadie destrona –ni regula– esas poderosas y sabrosas fórmulas presentadas como comida, pero sí empezaron a temblar cuando a principios de los ochenta Ian Billinghurst (veterinario australiano) apuntara a la nutrición como determinante para la salud animal, incluso con mejora de dolencias, viendo que la correcta debe basarse en los hábitos alimentarios evolutivos de las especies. Es decir: perros y gatos son descendientes de lobos y felinos, por lo tanto requieren mayoritariamente de carnes porque su estado primario fue esencialmente carnívoro.

La explosión vino con el superventas “Give your dog a bone” (Dale a tu perro un hueso), que abrió el movimiento mundial B.A.R.F. (acrónimo en inglés de Alimentación Cruda Biológicamente Adecuada). Luego, otros dos exitosos libros sobre la dieta evolutiva comprobada con estudios científicos, recetas, procesos y resultados hoy seguidos por muchos. Nació un gurú y se posicionó una nueva forma de comer canina y felina.

Nutrirlos

Aclararemos algo de inmediato: esta es una dieta que se puede creer, hacer o cuestionar. Como en todo hay partidarios, detractores y hasta modificadores. De hecho, de la dieta BARF se desprende otra corriente diferenciada por cocinar los alimentos, teniendo como argumento que tanto bacterias propias de la carne como contaminaciones cruzadas pueden afectar al animal. Lo que las une es su oposición al pellet, latas y snacks procesados que suelen usar sucedáneos, químicos, colorantes, saborizantes, versus comida natural que nutre los organismos de cada especie.

Por estos lados Katherine Márquez y Rodolfo Alcayaga son dos relevantes expertos que formaron Nutrición Natural Mascotas, la difusión profesional de esta corriente que también practican por separado diferentes clínicas veterinarias, atendiendo patologías con fórmulas particulares y asesorando marcas que hoy venden esta comida preparada.

Alcayaga comenta que “un paciente tratado solo con medicina complementaria versus la nutrición, hace un 40 o 50% más de evolución. Un animalito que se pasa a una dieta natural, en un mes lo ves transformado en un ser mucho más despierto, atento, más joven. Hoy se trabaja con la microbiota o flora intestinal de los animales así como de los humanos. Vista como el segundo cerebro por lo que llega a procesar, y si la tienes tóxica por lo que consumes, te vas a enfermar, lo mismo con nuestras mascotas. A la gente le llama la atención que con esta dieta el perro y el gato dejan de consumir esas cantidades enormes de agua, y eso es porque el 70% de su alimentación es agua que no se ve pero está. La materia fecal es chica y compacta, porque la absorbe, ya que el pellet son mermas de granos que no puede digerir, y mientras más malos son, más cantidad de heces. Mejora su olor, piel y pelaje”, asegura, y al mismo tiempo advierte que el cambio a esta comida debe ser paulatino, una transición vigilada y formulada con tablas precisas y, sobre todo, balanceadas de proteína animal, aceites y grasas, huesos, interiores y algunos vegetales.

Un tentempié

También ahí ha trabajado el procesado, pero es justo donde se pueden hacer pequeños cambios de manera fácil. Los conocidos premios y snacks son reemplazables por frutas y verduras comunes.

“La comida de un perro debiese ser aproximadamente un 3% de su peso repartido en el día. De eso no más de un 10% pueden ser snacks, para evitar sobrealimentación. Manzana, zanahoria, kiwi, un hueso crudo son recomendados. No así palta, uva, chocolate”.

Rodolfo Alcayaga, www.nutricionnaturalmascotas.cl Consultas solo por whatsapp al +56 9 9314 7589.

¿La compro o la hago?

Tema libre, pero sepa que prepararla requiere de tiempo, cuidados, recetas, almacenamiento, frescura. Sin embargo, hay otros que facilitan el camino asegurando alimentos 100% naturales preparados. Toma nota:

Wankun

Por las alergias de Bigotes, Sebastián y Natalia Martínez supieron de otras alimentaciones que empezaron comprando en España para después crear la propia basados en los conocimientos de Natalia como veterinaria. Así nació Wankün, ladrido en mapudungún, comida natural deshidratada a base de carne vacuna o pollo, más acelga, zanahoria, manzana, huevo, papa y arroz cocido, avena y chía. La medicina primero para Bigotes y hoy para todo can que quiera vivir mejor. Con proporciones al peso del perro, se hidratan equivalentes de su comida y ya está. Tan completísimo como práctico, con despacho a domicilio y un club con promociones y descuentos. www.wankun.cl

Gourpet

El químico Carlos Arancibia ama los perros, tuvo una experiencia con comida natural y se convirtió en lo que él declara como chef de tu mascota. Eso es Gourpet, fórmula basada en pechuga e hígado de pollo, tocino de vacuno, avena, arroz, aceite de oliva, zapallo camote, zanahorias, entre otras. Hace un estofado, porciona al vacío y congela. Así llega hasta la puerta de la casa semanalmente, haciendo una dieta continua. Un servicio que además de repartirse en Santiago se envía a regiones y ‘perronalizado’, que puede cambiar a dieta blanda u otras opciones que él mismo atiende. Ahora también está lanzando en latas, tan fácil como abrirla, servirla con garantía de cero químico ni preservantes. www.gourpet.cl

Entreperros

Madre, esposo, hermana e hijos trabajan hoy en Entreperros, dieta BARF para canes y felinos, creada por Lorena Cáceres por genuino amor a sus perros, que vio mejorar en todo aspecto cuando se alejó de los pellets. Son cuatro tipos para perros: pollo, vacuno, pavo y mixto, más hígado de pollo y riñón de cerdo, frutas y verduras, yogur natural, espirulina, cúrcuma y pimienta negra. Para gatos (estrictamente carnívoros), una mezcla de carne, corazón, hígado y huesos carnosos de pollo y pescado más yogur natural. Ambos en cubos congelados, crudos y porcionados en 100 g para hacer fácil cada dosis particular. Vienen en caja reciclable, con despacho y algunos puntos de venta.

Todo en www.entreperros.cl

Comenta