Científicos plantean que Júpiter podría lanzar cometas a la Tierra

Júpiter

El planeta de nuestro Sistema Solar no solo actuaría como escudo ante potenciales amenazas, sino que también podría generarlas.


Por años se ha compartido la noción de que Júpiter, el quinto planeta de nuestro Sistema Solar, es un buen elemento en nuestro vecindario y actúa como una especie de escudo que aleja de la Tierra objetos que podrían ser potencialmente peligrosos.

Sin embargo, durante toda su carrera Kevin Grazier ha intentado refutar esa teoría. El científico que trabajó en la NASA y la Academia Militar West Point en Estados Unidos ha publicado una serie de estudios que buscan demostrar que, en lugar de protegernos, Júpiter sin querer constituye una amenaza.

En particular, durante los últimos dos años, Grazier ha publicado sus investigaciones en prestigiosas revisas astronómicas analizando cómo los planetas jovianos (Júpiter, Saturno, Neptuno y Urano) afectan a los objetos del sistema solar exterior y cómo Júpiter es capaz de transformar a una familia específica de cuerpos helados en cometas potencialmente mortales.

"Nuestras simulaciones muestran que Júpiter tiene la misma probabilidad de enviar cometas a la Tierra que desviarlos, y lo hemos visto en el sistema solar real", comentó Grazier en una entrevista con Gizmodo .

Grazier sustenta su teoría con modelos que ponen en evidencia los procesos astrofísicos que entran en juego para transformar simples cuerpos celestes en amenazas para nuestro planeta.

Esos modelos fueron desarrollados por el investigador en colaboración con Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA y la Universidad del Sur de Queensland, y en concreto muestran cómo los objetos planetesimales al interior de un anillo dentro del Cinturón de Kuiper son influenciados por los planetas jovianos.

Todo además de poner en evidencia cómo los Centauros, un grupo de cuerpos helados, ubicados entre Júpiter y Neptuno, son transformados por Júpiter en cometas potencialmente mortales para la Tierra, específicamente una colección de objetos conocidos como Cometas de la Familia Júpiter.

[caption id="" align="aligncenter" width="1200"]

Ilustración del centauro Quirón.[/caption]

Para llegar a esas afirmaciones los investigadores simularon las posiciones de los planetas jovianos en distintos momentos y llenaron las brechas entre estos planetas con partículas colocadas en órbitas aleatorias. Así, la simulación afirmó la hipótesis de que los Centauros son alimentados por el Disco disperso ubicado en el Cinturón de Kuiper  y que los planetas jovianos juegan un papel en este proceso.

Pero por supuesto lo más llamativo es lo que se recabó respecto al nacimiento de los Cometas de la Familia Júpiter. Si bien la existencia de estos se conocía desde 1976, el nuevo estudio estableció una idea más clara sobre su origen.

"Esta investigación fue en partes iguales la dinámica planetaria y la informática o, posiblemente, la ciencia de datos", dijo Grazier. "En nuestras simulaciones, una gran fracción de los objetos que se convierten en Cometas de la Familia Júpiter son atrapados primero por Júpiter en lo que se llaman órbitas de captura temporal".

 "Sabemos que Júpiter convierte los objetos externos del Sistema Solar en Cometas de la Familia Júpiter por algún tiempo, simplemente no teníamos un modelo de cómo se desarrollaba exactamente ese proceso hasta ahora", añadió el científico.

[caption id="" align="alignnone" width="1600"]

Ilustración de Júpiter y los asteroides troyanos.[/caption]

Pero Júpiter no sería el único planeta que hace esto ya que, de acuerdo a las simulaciones realizadas por los investigadores, el resto de los planetas jovianos tendrían un comportamiento similar.

"Una cosa interesante que destaca nuestro trabajo es que Saturno, y en menor medida, Urano y Neptuno, también tienen sus propias familias de cometas, pero son mucho más pequeñas que las controladas por Júpiter", dijo Jonti Horner, coautora de los estudios de Grazier.

"Si bien puede parecer que nuestro trabajo predice algo que aún no hemos visto, en realidad el caso es que nuestro trabajo apoya y explica lo que ya vemos. Los cometas de la familia Júpiter se conocen desde hace mucho, mucho tiempo, y siempre se pensó que Júpiter los arrojaba hacia adentro y controlaba sus órbitas".

Pero ahora el estudio estableció que, pese a que Júpiter e incluso Saturno a veces pueden actuar como escudos, su relación con objetos en el exterior del Sistema Solar pinta otro panorama.

" (Júpiter) toma cosas que amenazan a la Tierra y las arroja, despejando el espacio cerca de nuestro planeta. Entonces, en ese sentido, es una especie de escudo", señaló Horner. "Por otro lado, sin embargo, también toma cosas que no se acercan a la Tierra y las arroja hacia nosotros, lo que significa que también es una amenaza. Para averiguar qué lado es más importante, para determinar si Júpiter es realmente amigo o enemigo, se debe mirar la historia con cierto detalle".

En ese sentido, el llamado de Grazier es a mirar lo que "está sucediendo un poco más lejos, en el vecindario de Júpiter".

Comenta