Review | Bravely Default 2: Un JRPG que rinde homenaje a los clásicos juegos del género

Un juego que todo seguidor de los RPG debería probar, y que logra cautivar con sus historias y jugabilidad.


Desde hace ya unos años los RPG han tenido una evolución bastante grande en lo que respecta a su jugabilidad, alejándose bastante de lo que se entendía por este género en sus inicios y acercándose a lo que son los juegos de acción. A pesar de esto cada cierto tiempo llega un juego que nos hace recordar a los RPG de antaño con toda esa magia y misticismo que caracterizaba su jugabilidad.

Este es el caso de Bravely Default 2, la nueva entrega de la franquicia de Square Enix que comenzó en 2012 de la mano de la Nintendo 3DS, y que cuenta con muchos de los elementos que volvieron tan atractivo a Final Fantasy.

Hay que comenzar mencionando que este juego a pesar de ser el tercero de la saga -en 2015 se lanzó Bravely Second: End Layer para 3DS como una continuación directa de la primera entrega- cuenta con una historia completamente nueva, la cual aunque toma como base elementos de los otros juegos, y se sitúa en el mismo mundo, presenta una historia completamente nueva que no requiere haber jugado los títulos anteriores, aunque como es habitual en estos casos siempre entrega una experiencia mucho más enriquecedora el haberlo hecho.

Al haber saltado de la portátil de Nintendo a la consola híbrida esto sin duda ha significado un salto gráfico para la saga, que ahora cuenta con muchos más detalles en sus mundos y personajes, aunque manteniéndose fiel al estilo visual de sus predecesores. Uno de los elementos más atractivos de Bravely Default 2, son sus diferentes ciudades, y como se encuentran constituidas cada una de estas, construidas como si fueran una imagen fija con algunos elementos 3D, dándole un aspecto increíble, y que sin duda hace rememorar a juegos. A esto se suma el hecho de poder alejar la imagen pudiendo apreciar en su totalidad su aspecto y a la vez ver donde se encuentran los diferentes lugares de interés.

A pesar del salto gráfico y de potencia, algo que no encontrarás en Bravely Default 2 son grandes cinemáticas, y aunque los especiales cuentan con una animación bastante atractiva, la mayoría de las secuencias son ‘ingame’. De todas formas no se extrañan para nada, y es que dado como se encuentra construido el juego todo parece encajar de buena forma para que los que disfrutan de este género pasen un buen rato frente a la pantalla.

Pero vamos a uno de los aspectos que más importan, la jugabilidad, y es que Bravely Default 2 presenta un sistema que aunque básicamente se ciñe a lo que son los clásicos RPG, cuenta con una serie de características propias y detalles que lo vuelven realmente atractivo, y que hacen que uno quiera dedicar horas y horas a jugar.

El juego nos presenta a cuatro personajes, quienes serán los héroes de nuestra historia, y quienes a través del sistema de ‘jobs’ (trabajos) podrán ir adquiriendo diferentes habilidades, potenciando determinadas características y en resumidas cuentas volviéndose más fuertes. En total el juego cuenta con más de una veintena de trabajos disponibles, por lo que la mayor parte del tiempo no terminarás de dominar uno y ya estarás pensando en cambiarlo por otro dado que se “acopla” mejor a lo que quieres para determinado personaje.

Es así como el juego entrega una gran libertad y nos hace pensar bastante que es lo que queremos lograr con cada personaje, y cuestionarnos cual es el camino óptimo para alcanzar la victoria, y es que hay que mencionar que Bravely Default II no es un juego que se pueda pasar sin prestar atención al combate, y en muchas ocasiones una mala elección del equipo significará la derrota automática. Lo mismo ocurrirá si cambias un trabajo que tenías en un nivel más alto por uno nuevo, y enfrentas a un jefe, y te percatas que donde antes tenías 8 o 9 habilidades ahora tienes una y que además no te sirve en estos momentos. Por lo que, el probar diferentes opciones y el tener que ‘grindear’ se vuelve una parte fundamental del juego.

Aunque quienes juegan RPG es probable que estén acostumbrados a esto, el pasar horas acabando monstruos sin avanzar mucho sólo para alcanzar el nivel adecuado o una determinada habilidad, existen otras personas que no disfrutan de esto, y Bravely ha encontrado una forma de disminuir -sin eliminar por completo- este hecho, y sin tener que recurrir a bajar la dificultad: los viajes de exploración. Esta mecánica permite que mientras tengamos la consola en modo reposo nuestros héroes se embarquen en una aventura donde pueden encontrar diferentes objetos, los cuales van desde dinero del juego, hasta orbes de experiencia y experiencia de trabajo. Así es como aunque no estés jugando luego podrás subir de nivel a tus personajes sin mayor problema.

Otra mecánica que vuelve tan atractiva la jugabilidad, es la de Brave y Default, dos opciones que de usarlas de forma correcta pueden cambiar el flujo de la batalla. Mientras la opción de Brave permite actuar más de una vez por turno, consumiendo “puntos Brave”, “Default”, hace que nuestro personaje no actúe ese turno y se defienda a cambio de obtener uno de estos puntos. Estas dos opciones se combinan con la posibilidad de utilizar Brave aunque no tengamos puntos, a cambio de que nuestro personaje no actúe en los siguientes turno. Con todo esto es que se configura una jugabilidad en batalla donde constantemente se debe sopesar si es seguro acumular puntos, actuar o arriesgarse y gastar puntos que no se tienen.

Este elemento extra en la estrategia del juego es lo que realmente llama la atención de Bravely Default 2, y puede llevar a situaciones como quedar con todos los personajes sin poder actuar por tres turnos, o acabar con un enemigo de inmediato realizando 4 ataques seguidos.

Finalmente en cuanto a la historia que presenta Bravely Default 2, hay que mencionar que está lejos de ser una de las mejores del género, pero tampoco una de las peores, y con sus luces y sombras logra cautivar por las pequeñas tramas que se van desarrollando a lo largo del juego. Es así como cada capítulo junto con desarrollar la historia principal, nos sitúa en una historia secundaria que sirve para desarrollar a los diferentes personajes y que en muchas ocasiones terminan siendo el real atractivo del juego.

Estas historias nos presentan temas mucho más complejos de lo que uno podría esperar, como lo es la culpa que sienten unos padres por haber perdido a su hija, la soledad de una niña a la cual no le prestan atención sus padres o la religiosidad llevada al extremo. Todo esto, hace que uno poco a poco se vaya sumergiendo más la trama y quiera saber como se van desarrollando los diferentes sucesos.

La estructura del juego, es bastante simple y apegada a lo clásico del género con una historia central compuesta por diferentes capítulos, cada uno con su propio desarrollo, y a la vez una serie de misiones secundarias, las cuales hay que mencionar se sienten un tanto repetitivas luego de unas horas y en ocasiones poco necesarias. Es más, existe una misión que te hará llevarle el almuerzo a una persona desde la ciudad a un ‘dungeon’, y luego tener que repetir el viaje en otras 3 ocasiones porque faltaba algún elemento.

En conclusión...

Bravely Default 2 es un juego al que hay que dedicar bastante tiempo, y es de aquellos de los que te hace sentir que si no estás jugando estás perdiendo tiempo para avanzar o desarrollar tus personajes -un pecado dejar la consola sin activar un viaje de exploración-, y aunque su historia principal no sale de lo habitual, logra cautivar con sus pequeñas tramas y atractivo aspecto visual, y lo convierten en un RPG que todo los seguidores del género deben probar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.