Alerta diluvio: claves para una conducción segura en días de lluvia

En las próximas horas se esperan más de 80 mm de agua, por lo que el llamado a los automovilistas es a manejar a la defensiva y seguir unos pequeños consejos para no lamentar accidentes.




El sistema frontal que afecta a la zona centro sur del país está causando grandes estragos en las regiones alcanzadas. Hasta ahora, y de acuerdo al último informe del del Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (Senapred), se registran más de 400 personas damnificadas y mil viviendas dañadas.

Así, se trataría de uno de los eventos metereológicos más importantes del último tiempo, el cual se extenderá hasta el viernes, con un intenso pulso de lluvias, que se concentrarán en un corto periodo de tiempo y que estará además acompañado de fuertes vientos.

Solo en Santiago se espera que caigan hasta 80 mm de agua, con rachas de vientos de 60 km/h.

Dragomir Yankovic/Aton Chile

De ahí, que de no ser estrictamente necesario e imperioso, lo más aconsejable es resguardarse en casa y no salir de ahí hasta que pase el chaparrón. Pero si por alguna u otra razón debe hacerlo, y ponerse al volante, a continuación le entregamos recomendaciones para un manejo seguro en condiciones meteorológicas adversas.

1.- Disminuye la velocidad habitual: las condiciones del asfalto con lluvias cambian rotundamente, poniéndose mucho más jabonoso el piso, por lo que te recomendamos disminuir la velocidad habitual en la que te mueves, sobre todo en caminos rápidos como son las autopistas y carreteras.

2.- Aumenta la distancia entre vehículos: ¡Con el asfalto mojado no se frena igual! En estas circunstancias, existe un menor agarre con el pavimento al momento de frenar, por lo que es mejor mantener una distancia de dos autos para evitar cualquier tipo de inconvenientes.

3.- Incrementa la visibilidad: Enciende las luces para hacerte ver. Nos referimos a las bajas, pues las altas reflejan el agua cayendo, haciendo un efecto “pared”, provocando que veas menos hacia adelante.

4.- Revisa la presión de los neumáticos: Del correcto estado de los neumáticos (ya sea tanto su presión como los dibujos de su banda de rodamiento), depende la capacidad de adherencia de éstos.

5.- No frenar brusco. Esto podría provocar la pérdida de control del vehículo. En general es recomendable, dejar de acelerar e ir frenando lentamente, con ambas manos bien firmes en el manubrio.

6.- Recordar que los primeros minutos de lluvia son los más peligrosos, ya que se puede acumular barro o los aceites que fueron absorbidos con el tiempo por el pavimento, son removidos por el agua y crean una película resbaladiza.

7.- Evitar el “aquaplanning”, que sucede cuando hay tanta agua acumulada que el vehículo pierde adherencia y solo sigue recto. Aquí es necesario mantener la calma, no frenar, no acelerar, no girar y solo sacar el pie del acelerador y mantener firme la dirección hasta que el vehículo se vaya deteniendo y vuelva a tomar fuerza.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.