BMW no transa y mantendrá el diseño de riñones grandes, pese a las críticas en redes sociales

Los ejecutivos Adrian van Hooydonk y Domagoj Dukec, reconocen que las comentarios han sido brutales pero que aquel diseño 'llegó para quedarse'.




BMW vive desde hace un tiempo profundos cambios. Más allá del vuelco a la electrificación -que en noviembre enfrentó a la marca con sus críticos en redes sociales-, tampoco han pasado desapercibido los riñones gigantes que llevan el nuevo Serie 4 (se estrenó en junio en Europa y recién en Chile), y sus hermanos deportivos M3 y M4. La marca ha dicho que son una reminiscencia del clásico BMW 328 de entreguerra (y que además ayudan al motor a una mejor refrigeración), pero lo cierto es que los detractores siguen estando ahí. Ahora Adrian van Hooydonk y Domagoj Dukec, vicepresidente de diseño de BMW Group y jefe de diseño, respectivamente, salieron al paso en una entrevista con Autocar. Dicen que el nuevo ADN de los riñones se mantendrá, pese a todo.

El razonamiento es el siguiente: ambos hablaron de que quieren seguir haciendo de BMW una marca que destaca, de manera que están felices de hacer de la enorme parrilla un sello distintivo. Declaran que este es un sello del pasado de BMW, de modo que apuntan a que siga siendo igualmente parte de su futuro. “Si quieres crear algo que permanezca, debe ser distinguido y necesita ser diferente. Si quieres alcanzar determinados clientes, tienes que prevalecer. No es nuestra meta complacer a todo el mundo, sino solo a nuestros clientes”, dijo Dukec.

BMW 328.

Esta manera de pensar se sostiene en que el mismo ejecutivo dice que “todo esto viene de los consumidores” y, a la luz de las cifras parece difícil de rebatir, porque Covid mediante, 2020 fue un buen año para el fabricante bávaro, con un trimestre donde puso 686 mil autos en todo el mundo, un incremento del 3,2% interanual. ¿Y BMW M? Creció un 6% anual.

Van Hooydonk cree que el descontento expresado principalmente en redes sociales tiene que ver con el éxito sostenido de BMW. “Existe cierta fricción cuando un producto antiguo tiene tanto éxito, y eso es lo que estamos viendo”, dice. “Esta es una situación muy estresante como empresa. Es mejor tener este tipo de estrés [la controversia], aunque sería aún mejor tener éxito en el mercado y elogios universales por los cambios. Pero de alguna manera ese es nuestro caso peculiar“.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.