Compró un tanque de guerra y lo convirtió en taxi

Insólita acción la realizó un inglés en Norwich. La tarifa va desde los 800 euros la hora.




Desde hace un par de años, las aplicaciones de movilidad como Uber, Cabify o Beat se han convertido en una gran alternativa para las personas. Son sencillas de usar, generalmente no hay transacciones de dinero efectivo y nos permiten ordenarnos con los tiempos a destino.

Ahora, ¿qué pasaría si al esperar el vehículo de pronto vemos aparecer un enorme tanque de guerra? Es lo que ha pasado en la ciudad británica de Norwich, donde un conductor aprovechó un vacío legal para adaptar un vehículo de guerra y convertirlo en una especie de Uber.

El inglés se llama Merlin Batchelor. Según cuenta el sitio Esquire, era un conductor tradicional que manejaba un Honda Civic y que llevaba todos los días a sus cuatro hijos al colegio.

Un día, leyendo información que muchas veces no tiene gran relevancia, se percató de un detalle legal: en su ciudad no estaba prohibido manejar por la vía pública vehículos que leven orugas en lugar de ruedas.

Crédito: Esquire.com

Aprovechando la permisividad de la ley, Batchelor decidió comprar un tanque de guerra. Le sacó todos los elementos armados (el circular por las calles con armas sí está prohibido) y decidió inscribirlo como vehículo con el nombre de Tank Taxi.

El impactante modelo es un vehículo oruga FV432 de 1967 que le perteneció al ejército británico. Pesa 15 toneladas y tiene seis metros de largo.

Tal como dice su propietario, lo adquirió dónde hoy todo se compra: en Internet. Sin dar luces de su origen, solo comentó en Esquire que el anterior propietario lo mantuvo durante 40 años.

Pero llevarlo a la calle no fue barato. Entre la compra y los arreglos, ha gastado más de 30 mil euros. Por eso ahora quiere recuperar algo de ese dinero trabajándolo como taxi.

La idea surgió cuando empezó a dar las primeras vueltas por la ciudad. Según el británico, al comienzo lo ocupaba para dar vueltas con sus hijas y llevarlas al parque en Norwich. “A las niñas les encanta ir de compras en él”, comentó.

Crédito: Esquire.com

En esos viajes, notó la sorpresa e interés que provocaba en el resto de la ciudadanía. Así, los amigos le empezaron a pedir que los llevara a dar vueltas y hasta un grupo de adolescentes le solicitaron que los llevará al baile de graduación en tanque. Ahí decidió sacarle réditos económicos, “ya que el mantenimiento del tanque es tan caro, puedo hacer algunos viajes de vez en cuando que me ayuden a pagar los costes de su cuidado”, señaló en el sitio.

Así empezó el nuevo emprendimiento. Batchelor sacó la licencia de conductor profesional y diseñó una página web donde ofrece los servicios como si fuese un Uber de los tanques.

Crédito: Esquire.com

Aunque tiene una imagen que podría atemorizar, Batchelor se ha esmerado por convertirlo en un lugar agradable, de hecho, le pinto flores en el exterior y en su interior lo remodeló para dejarlo tiene capacidad de hasta nueves personas. Tiene incluso una TV y cocina.

La especialidad del proyecto son los matrimonios (el primer viaje fue la boda de su vecino), las despedidas de solteros y los recorridos turísticos por la ciudad.

En cuanto a los precios, la tarifa por una hora es de 800 euros, aunque se puede extender una hora por otros 250 euros. Como se ve en los números, con unos 40 paseos amortizará el gasto de la compra y las reparaciones.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.