El Opel Crossland se despoja de la X para vivir su otra mitad de vida

Junto con notorios cambios de diseño, el familiar germano incluye mejoras a nivel de dirección y de suspensión.




La marca alemana Opel acaba de darle una buena actualización en términos de aspecto al Crossland, el SUV disponible en Chile desde 2018 que se ubica por sobre el Mokka y por debajo del Grandland X. El familiar europeo ahora adapta su nombre, quitándose el apellido ‘X’, estrena un renovado rostro más moderno y atrevido, innova con upgrades a nivel chasis, aunque, eso sí, no cambia un ápice en motorizaciones.

Por delante, el modelo germano estrena un parachoques flanqueado por diseños en forma de boomerang que rodean a diminutas luces neblineras. Más arriba, la parrilla ahora es mucho más moderna e incluso se asemeja a lo ya visto en modelos 100% eléctricos. En la zaga, en tanto, los ingenieros del Grupo PSA repitieron la jugada de los Peugeot 3008 y Peugeot 5008, es decir, oscurecieron los faros de manera de ofrecer un look más elegante. Las dos luces están unidos por una banda en tono dark que aloja el rayo de Opel, subrayado por la leyenda ‘CROSSLAND’ que se extiende por todo el ancho de la patente.

En cuanto a estructura, la firma de Rüsselsheim dice haber trabajado sobre la suspensión de los dos ejes, así como en la columna de dirección que ahora promete ser más precisa.

Los motores para Europa siguen siendo los 1.2 aspirado (83 Hp), 1.2 turbo (110 y 131 Hp) y 1.5 turbodiésel (102 o 120 Hp), todos de norma Euro 6d. En Chile se venden dos variantes con el motor 1.2T más contenido y una diésel con 102 caballos.

Llega a los mercados del Viejo Mundo las primeras semanas de 2021.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Jaali, la arquitectura que renace para combatir el cambio climático. A raíz del alto costo de energía que significan los aires acondicionados, los arquitectos están buscando nuevas ideas para mejorar la ventilación.