Nuevo BMW M135i xDrive: los bávaros vuelve a afilar su arma más radical en los compactos

Las mejoras vienen principalmente a nivel de chasis, gracias a lo cual el tracción total alemán garantiza ahora una mejor tracción en pista. También se mejoró el ronquido del motor, el que ahora también es más perceptible a través de los propios parlantes de vehículo.




En noviembre de 2019, BMW estrenó en el país la tercera generación del compacto Serie 1. En aquel minuto, el modelo que pasó a emplear una plataforma de tracción delantera, dijo presente en el país en versiones de acceso (si puede llamárseles así), y también con la cotizada variante BMW M135i xDrive, la opción más desatada, impulsada por el motor 2.0 litros twin-turbo tetracilíndrico de 306 caballos y que equipa tracción total. Ahora el buque insignia recibe actualizaciones en Alemania, con las que promete aun mejores sensaciones cuando se le exige a pleno en circuitos.

A nivel motriz no hay novedades, porque adosado en el primer tramo del chasis continúa el citado motor 2.0 litros, que, además, entrega un par máximo de 450 Nm entre 1.750 y 5.000 rpm. Se gestiona por la caja automática de ocho relaciones con la que logra acelerar hasta los 100 km/h en 4,6 segundos. Donde sí hay actualizaciones es a nivel de chasis. BMW dice que sus ingenieros trabajaron para que “los conductores exploren los límites de rendimiento con confianza, especialmente al tomar curvas a velocidades extremadamente altas”.

Los valores de inclinación de las ruedas delanteras se aumentaron para optimizar la absorción de las fuerzas laterales al pasar por curvas. Además, se ha utilizado un nuevo sistema para sujetar los brazos oscilantes de la suspensión delantera, mientras que los soportes para los brazos de control y de arrastre en el eje trasero también recibieron revisión. Al mismo tiempo, se detalla, se han recalibrado los sistemas de amortiguación. ¿El resultado? Una mejora significativa en el comportamiento de balanceo en las curvas.

Más allá de poner el énfasis en la sensación real de manejo, BMW también se preocupó de las sensaciones para el resto de los ocupantes. También modificó el sistema de escapes, que ahora se amplifica cuidadosamente al habitáculo a través del sistema de audio. “El motor cuatro cilindros BMW M ahora se transmite de manera más auténtica que nunca”, dice la marca.

La respuesta acústica se perfila así instantánea a cada movimiento del acelerador, incluso cuando el motor recién arranca, lo que agrega otra faceta a la rica experiencia dentro del vehículo. Finalmente, se sumaron nuevos colores -Sao Paulo Yellow non-metallic, Frozen Orange metallic y Frozen Pure Grey- a la paleta disponible en la planta de Leipzig, lo cual significó la modificación del taller y la contratación de 10 nuevos colaboradores.

La dirección M Sport y los frenos M Sport son de serie en el BMW M135i xDrive. Mientras de serie el modelo sale de fábrica con llantas de aleación ligera M de 18 pulgadas, opcionalmente puede configurarse con las ruedas de 19″.

En Chile la última novedad del Serie 1 la había dado el BMW 128ti, que se puso a la venta en marzo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.