Cerca de 100 agentes de la CIA y sus familiares reportan dolencias de “síndrome de La Habana”: EE.UU. apunta a Rusia

Director de la Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés), William Burns. Foto: Reuters

El director de la agencia de inteligencia, William Burns, refiriéndose a un misterioso conjunto de dolencias que incluyen mareos, náuseas, migrañas y lapsos de memoria y que afectan a funcionarios de la embajada en la capital cubana, señaló que un panel de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos encontró en diciembre que una teoría plausible es que rayos de “energía dirigida” causan el síndrome. Agregó que existe una “elevada posibilidad” que sea causado intencionalmente y de que Rusia podría ser responsable. Moscú ha negado su participación en los incidentes.




Unos 100 agentes de la CIA y familiares se encuentran entre los 200 oficiales estadounidenses y parientes afectados por el “síndrome de La Habana”, dijo el jueves el director de la agencia de inteligencia, William Burns, refiriéndose a un misterioso conjunto de dolencias que incluyen migrañas y mareos.

Burns, designado por el presidente estadounidense Joe Biden como el primer diplomático de carrera en ocupar el cargo de jefe de la CIA, dijo en una entrevista en Nacional Public Radio que ha mejorado los esfuerzos de su agencia para determinar el origen del síndrome.

Confirmó que, entre otros pasos, nombró a un oficial de alto rango que una vez dirigió la búsqueda de Osama bin Laden para encabezar un grupo de trabajo que investigue el síndrome, y dijo que triplicó el volumen del equipo médico involucrado en la investigación.

La agencia también ha reducido de ocho a dos semanas el tiempo que las personas vinculadas a la CIA deben esperar para ser admitidas en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, dijo.

“Creo que es una profunda obligación de cualquier líder cuidar de los suyos y eso es lo que estoy decidido a hacer”, dijo Burns a NPR en su primera entrevista desde que se convirtió en director de la CIA en marzo.

El síndrome de La Habana, con síntomas como mareos, náuseas, migrañas y lapsos de memoria, se llama así porque fue informado por primera vez por funcionarios estadounidenses con sede en la embajada de Estados Unidos en Cuba en 2016.

Burns señaló que un panel de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos encontró en diciembre que una teoría plausible es que rayos de “energía dirigida” causaron el síndrome.

Existe una “elevada posibilidad” de que el síndrome sea causado intencionalmente y de que Rusia podría ser responsable, dijo, y agregó que está aguardando por conclusiones definitiva de la investigación.

Rusia niega su participación en los incidentes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.