El hemisferio norte reabre sus fronteras para reimpulsar el turismo

Playa en Barcelona, España. Foto: AFP

La Unión Europea decidió permitir el ingreso de ciudadanos de 15 países. Otras naciones como Egipto, México y Cuba también se preparan para recibir visitantes.




“Debemos hacer todo lo posible para salvar el verano de Europa”, escribió esta semana el congresista del Parlamento Europeo y portavoz del grupo del Partido Popular Europeo sobre transporte y turismo, Marian-Jean Marinescu, citado por New Europe. En la columna, el parlamentario asegura que la estrategia para sacar a flote el turismo, que representa el 10% de la actividad económica europea y que se vio fuertemente golpeado por la pandemia global, se debe basar, en parte, en reconstruir la confianza de los viajeros. Y es que un informe del European Travel Comission asegura que la mayoría de los países de Europa esperan que el volumen de visitantes baje entre un 30% y 40% este año.

Los casi tres meses de confinamiento en el que estuvo la mayoría de los países de la Unión Europea ha dejado importantes secuelas económicas que intentan ser reparadas con esta temporada de verano. Tras abrir sus fronteras internas para comenzar gradualmente con la visita de turistas, el pasado 1 de julio el bloque decidió ir más allá con la apertura de sus fronteras internacionales, aunque a solo 15 países, como Japón, Nueva Zelandia y Uruguay. Todo para evitar una segunda ola del virus.

La pregunta ahora es si los esfuerzos para rescatar la temporada de verano socavarán el impulso para mantener la pandemia controlada.

Grecia es uno de los países europeos que depende fuertemente del turismo, ya que ese sector representa aproximadamente una cuarta parte de la economía del país. Esta semana por fin pudo comenzar a recibir a los turistas con la apertura internacional de aeropuertos.

Quienes lleguen deben completar un formulario obligatorio 48 horas antes de arribar, explicando de dónde vienen y dónde se alojarán a su llegada, y en el aeropuerto las autoridades realizarán un test.

Los hoteles griegos se tuvieron que adaptar a la nueva realidad y dispusieron barreras de acrílico en los mostradores de recepción, reposeras ubicadas al menos a 3 metros de distancia en la playa y se prohibieron los buffets de desayuno.

“La seguridad es nuestra prioridad principal, tenemos que asegurarnos de que los turistas se sientan seguros donde sea que se encuentren en Grecia para que puedan relajarse y disfrutar”, dijo Haris Theocharis, el ministro de Turismo del país.

Según el Financial Times, las reservas para julio son aproximadamente un 80% más bajas que el año pasado, principalmente debido a la prohibición en la UE de recibir a viajeros de EE.UU., China y Rusia, los tres mercados más importantes de la isla Santorini.

Un primer turista en la isla griega de Corfú declaró a France Presse que “está vacío, no hay ni un solo turista, los restaurantes, las tiendas están cerradas, es triste”. “Tenemos el hotel entero para nosotros”, agregó.

En España, uno de los países más golpeados de Europa por el virus y donde el turismo representa el 12% del PIB, se establecieron tres controles de seguridad para los viajeros: uno de temperatura, un control documental, y un control visual. Para ello, los aeropuertos del país reforzaron su personal con más de 650 trabajadores de apoyo. Así, se ha puesto en marcha un plan de recuperación para el sector, que incluye medidas de salud y seguridad, apoyo a la industria y un plan de marketing.

En otras partes del continente los consejos de las autoridades son tomarse vacaciones dentro del país, para evitar un fuerte movimiento entre fronteras y de paso la llegada de nuevos contagios, aunque se cree que en países como Francia, Italia y España, el turismo local no reemplaza la demanda internacional de grandes paquetes de viajes y hoteles de lujo.

En Venecia, por ejemplo, las autoridades han estado alentando a los turistas a quedarse por más tiempo y realizar un “turismo lento”, es decir, se les sugiere a los visitantes ir con calma y acudir a lugares menos conocidos.

Fuera del acuerdo de la UE, Inglaterra decidió este viernes incluir a más de 50 países, entre ellos Francia, España, Alemania e Italia, que ya no necesitarán ponerse en cuarentena al ingresar al país, a partir del 10 de julio.

Aunque el destino más golpeado de Europa sería Francia, según el reporte de European Travel Comission, con casi 38 millones de visitas entrantes menos este año.

Fuera del Viejo Continente, Tailandia es otro de los grandes destinos turísticos, con 40 millones de visitantes el año pasado. Pero el panorama es sombrío y se espera que Tailandia atraiga a un 80% menos de turistas extranjeros que en 2019. El miércoles anunció la apertura de bares y restaurantes tras cinco semanas sin transmisión comunitaria del virus. Ese mismo día se levantó también la prohibición de vuelos comerciales, sin embargo, no para todos aún. Solo podrán ingresar ciudadanos tailandeses y sus familiares, residentes, estudiantes, médicos y aquellos con un permiso especial. Eso sí, las autoridades sostuvieron que ya tienen sobre la mesa un plan para recibir turistas.

Egipto, en donde el turismo genera alrededor de US$ 1.000 millones en ingresos cada mes, también reabrió esta semana sus aeropuertos para vuelos internacionales. Ya están listos para recibir visitantes el Museo Egipcio en El Cairo, las pirámides de Giza y el templo de Karnak, en Luxor.

Turistas frente a la Gran Pirámide de Giza después de reabrirse para visitas turísticas. Foto: Reuters

Más cercano en el mapa, México, uno de los 10 países del mundo con más turismo según el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, ya abrió el concurrido estado de Quintana Roo, donde se encuentran los populares sectores de Cancún, Playa del Carmen y Tulum. Desde el Consejo de Promoción Turística de Quinta

na Roo señalaron que durante julio se normalizarán los vuelos hacia Cancún desde Canadá y España.

El 1 de julio también Cuba reabrió sus fronteras para reimpulsar el turismo. La isla tiene 2.353 casos y 86 fallecidos por Covid-19. El plan cuenta de tres etapas, aunque desde el 18 de junio los agentes de viajes ya pueden vender viajes de extranjeros para julio.

Por ahora los turistas solo podrán visitar los cayos Largo, Coco, Guillermo, Cruz, y Santa María. La Habana, en tanto, todavía no ha salido de la primera fase del aislamiento social.

Un grupo de personas pesca en La Habana, Cuba. Foto: AP

Comenta