Europa enfrenta protestas en alza contra medidas por Covid-19

Asimismo, existe descontento en el Viejo Continente a raíz del retraso experimentado en la entrega de vacunas, especialmente las de AstraZeneca y Pfizer.




Las autoridades europeas encaran el complejo escenario que implica reforzar las restricciones para contener la pandemia de coronavirus y asumir las crecientes protestas en varios países ante las medidas de aislamiento cada vez más severas.

En Holanda, manifestaciones contra el toque de queda derivaron en inusuales incidentes y detenciones tras hechos similares en Dinamarca.

Y mientras Suecia cerraba el tráfico fronterizo con Noruega, el Presidente francés, Emmanuel Macron, mantuvo el domingo con su par estadounidense, Joe Biden, una conversación telefónica en la que coincidieron en la prioridad del combate contra el Covid-19 “en el marco de la Organización Mundial de la Salud”.

Mientras, el recrudecimiento de las medidas va acompañado de protestas en varios países.En Holanda, cientos de personas se congregaron en Ámsterdam y Eindhhoven (sur) para protestar contra el toque de queda.

Hubo choques con la policía, que detuvo al menos a 30 personas. En Eindhhoven varios vehículos fueron incendiados, en tanto se registraron saqueos en comercios y en la estación central de trenes.

“Pienso que si seguimos por este camino, nos dirigimos hacia una guerra civil”, declaró el domingo el alcalde de Eindhoven, John Jorritsma, sugiriendo la necesidad de una intervención del ejército. Además. un centro de detección del covid-19 fue incendiado en la localidad de Urk (norte), un hecho “que sobrepasa todos los límites”, según el ministro de Sanidad, Hugo de Jonge.

En tanto, el sábado hubo protestas en Copenhague que se saldaron con cinco arrestos, y las manifestaciones se hicieron sentir en Madrid, donde miles de ciudadanos denunciaron el “engaño” de un virus que “no existe”.

En Europa, que encabeza la lista de regiones más enlutadas, con cerca de 700.000 fallecidos, Francia siguió los pasos de Bélgica y reforzó los controles fronterizos con sus vecinos, preocupada por la cepa británica.

Los viajeros procedentes de la Unión Europea (UE) deberán ahora presentar un test PCR negativo de no más de 72 horas, una medida que ya se aplicaba para los turistas del resto del mundo desde mediados de enero.

Por otra parte, la entrega de las vacunas abrió un nuevo flanco de descontento en el Viejo Continente.Las entregas de las dosis de AstraZeneca y del laboratorio estadounidense Pfizer han sido diferidas, y, de hecho, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, pidió “transparencia” a las farmacéuticas.

Alemania, golpeada de lleno por la actual ola, se convertirá la próxima semana en el primer país de la UE en utilizar el tratamiento experimental a base de anticuerpos, que se administró al expresidente estadounidense Donald Trump.

Según el ministro de Sanidad, Jens Spahn, su “gobierno compró 200.000 dosis por 400 millones de euros” (485 millones de dólares), es decir 2.000 euros (2.435 dólares) por dosis.Portugal, a su turno, celebró el domingo las elecciones en que se impuso el actual Presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, aunque durante una jornada que marcó un nuevo récord diario de muertes en un país que bordea ya los 10.500 fallecidos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.