Los posibles escenarios de cara al Brexit

Brexit Talks

Foto: EFE

Si el Parlamento británico no aprueba el acuerdo, el primer ministro tendría que pedir una prórroga para la salida, algo que no quiere hacer.




A dos semanas de la fecha prevista del Brexit, Londres y Bruselas anunciaron ayer un nuevo acuerdo, pero ahora se espera una dura batalla en el Parlamento británico para que sea aprobada. Es por eso que se mantiene la incertidumbre sobre el Brexit. Estos son los posibles escenarios en caso de que la Cámara de los Comunes rechace el texto:

Nuevo aplazamiento

Inicialmente previsto para el 29 de marzo de 2019, el Brexit fue ya aplazado ante la reiterada oposición del Parlamento al acuerdo de divorcio negociado con Bruselas por la anterior primera ministra, Theresa May. El primer ministro Boris Johnson ha dicho que preferiría estar "muerto en una zanja" antes de solicitar una nueva prórroga. Sin embargo, los  parlamentarios aprobaron de urgencia en septiembre una ley que obliga al primer ministro a pedir otro aplazamiento si el 19 de octubre no ha logrado un trato con la UE aceptable por el Parlamento. Así que si el sábado se rechaza el texto, Boris Johnson debería enviar una carta a la UE pidiendo más plazo, algo que necesita la aprobación de los 27 miembros restantes del bloque.

Elecciones generales

Tras perder en septiembre su mayoría parlamentaria debido a una rebelión entre los conservadores, Johnson ha pasado bastante tiempo tratando de llamar a elecciones legislativas anticipadas. Los próximos comicios generales están previstos para 2022. Sin embargo, para que se realicen elecciones se requiere una mayoría parlamentaria de dos tercios y la oposición laborista afirmó que no lo aprobaría hasta que la amenaza de un Brexit sin acuerdo estuviese totalmente descartada. Tanto si se aprueba el acuerdo con Bruselas como si se obtiene un nuevo retraso de la fecha del Brexit, los comicios parecen inevitables en los próximos meses, producto de la profunda crisis política que sufre Reino Unido.

Brexit sin acuerdo

Si el Parlamento británico rechaza el acuerdo y la Unión Europea no aprueba  un nuevo aplazamiento o Boris Johnson encuentra un modo de sortear la ley que lo obliga a solicitarlo, Reino Unido tendría que abandonar el bloque el 31 de octubre sin un acuerdo. Ante esta posibilidad, mientras negociaba con Bruselas, el Ejecutivo británico intensificó los preparativos de cara a un Brexit duro. Según informes del propio gobierno, este escenario tendría catastróficas consecuencias económicas, atochamientos en los puertos y en las fronteras, escasez de alimentos frescos, medicamentos y otros productos que el país importa. Los aviones, además, no podrían despegar. También provocaría una caída de la libra esterlina, un descenso en las exportaciones, incluso una recesión y violentos disturbios según varias proyecciones.

Comenta