México inicia consultas con autoridades peruanas sobre solicitud de asilo político de expresidente Castillo

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó que el embajador de México en el país sudamericano se reunió en prisión con el exmandatario, quien ratificó su solicitud de asilo.


Este jueves, México inició consultas con autoridades peruanas sobre una solicitud de asilo político del expresidente Pedro Castillo, quien fue destituido en la víspera tras tratar de disolver el Congreso.

Horas antes de ser detenido en Lima, Castillo, quien actualmente se encuentra preso, contactó el miércoles a la oficina de la presidencia mexicana para avisar que se dirigía a la embajada de ese país en la capital peruana a pedir asilo, relató más temprano el mandatario Andrés Manuel López Obrador.

Por la tarde, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, informó que el embajador de México en el país sudamericano se reunió en prisión con Castillo, quien ratificó su solicitud de asilo.

“Hemos procedido a iniciar consultas ante las autoridades peruanas”, escribió Ebrard en su cuenta de Twitter.

López Obrador detalló que, tras el contacto del miércoles, solicitó que le abrieran las puertas de la legación diplomática a Castillo.

“Pero al poco tiempo tomaron la embajada con policías, y también con ciudadanos, rodearon la embajada y él ya ni siquiera pudo salir, lo detuvieron de inmediato”, sostuvo.

El mandatario mexicano nunca ocultó su simpatía por Castillo y lamentó que haya sido destituido.

México tiene una larga tradición de otorgar asilo a diversos políticos y personalidades, entre los más conocidos se encuentran el revolucionario ruso León Trotski y el cineasta español Luis Buñuel; y, más recientemente, fue asilado el expresidente boliviano Evo Morales.

Lee más de Mundo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.