Nicolás Maduro compara a Sebastián Piñera con Augusto Pinochet: "ahora es 'Piñechet'"

Nicolás Maduro

Foto: EFE

Por su parte, Diosdado Cabello aseguró estar contento por la "brisa bolivariana" que recorre Latinoamérica, y que pronto se convertirá en un "huracán".




El presidente venezolano, Nicolás Maduro, rechazó cualquier vínculo de su gobierno con las protestas y desmanes ocurridos en Chile este fin de semana, y además comparó al presidente Sebastián Piñera con Augusto Pinochet.

"Ya no es Piñera, ahora es 'Piñechet' (sic). Le están diciendo que ya no son los 30 pesos, son los 30 años, es la educación, salud, electricidad, gas, transporte, trabajo, salarios, discriminación, desigualdad, le están diciendo los pueblos de Chile a 'Piñechet'", señaló Maduro en la ceremonia de clausura del I Congreso Internacional de Comunas, Movimientos Sociales y Poder Popular.

https://twitter.com/NicolasMaduro/status/1186024504432173062

"Ahora el pueblo de Chile se rebela y dicen que es culpa de Maduro. Es culpa del FMI (Fondo Monetario Internacional) y del capitalismo salvaje", agregó el dirigente venezolano, quien además criticó al modelo económico chileno, y el papel del Ejército en las calles del país. "Abogo por el cese de la violencia y la brutal represión que vulnera los DD.HH. de la población", señaló en su cuenta de Twitter.

https://twitter.com/NicolasMaduro/status/1185767651454402562

Por otro lado, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Diosdado Cabello, aseguró estar contento por la "brisa bolivariana" que recorre Latinoamérica, y que pronto se convertirá en un "huracán", apuntando a las protestas en varios países de la región como Perú, Argentina, Honduras, Ecuador y Chile. "Es imposible que Colombia y Brasil se queden como están, eso va a reventar"

"La brisa bolivariana llegará a Estados Unidos y tendrá a alguien que gobierne para el pueblo", aseguró.

"Estoy contento de ver lo que está ocurriendo en América, a mí sí me alegra que los pueblos despierten", afirmó, negando además que su gobierno se encuentre detrás de los actos de violencia en Chile y otros países: "No hay que ser muy inteligente, no estamos pagando a nadie como dicen ellos".

Comenta