Sanders abandona carrera por nominación demócrata dañado por pandemia

El precandidato demócrata Bernie Sanders en un acto de campaña en febrero, previo al caucus de Iowa. Foto: Reuters

El senador por Vermont anunció su retiro en un video y dijo que ve a Joe Biden como nominado del partido. El político de 78 años había suspendido sus actos presenciales de campaña y reconoció que la “batalla” no sería exitosa.




El senador por el estado de Vermont y precandidato del Partido Demócrata a la Casa Blanca, Bernie Sanders, finalmente tiró la toalla y anunció que renuncia a la carrera por la nominación de la colectividad, en plena pandemia de coronavirus, despejándole el camino al exvicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Luego de cinco años en los que pasó de ser un senador de relativamente bajo perfil a convertirse en el favorito de la clase trabajadora, y una dura campaña, que quedó casi suspendida por la epidemia del Covid-19, la presión para que Sanders abandonara se volvió insostenible.

“El coronavirus dañó a Sanders. Hay evidencia de que la crisis trasladó a los votantes demócratas hacia una zona más segura. Sanders prometió turbulencia, pero el coronavirus entregó toda la turbulencia que los estadounidenses podrían manejar bien. Segundo, él limitó sus actividades de campaña severamente y le fue más difícil recaudar dinero”, dijo a La Tercera John Pitney, profesor del Claremont McKenna College.

Así, el político de 78 años divulgó un video por streaming en el que anunció su retiro de manera muy elocuente. “No puedo, en buena conciencia, continuar llevando adelante una campaña que no puedo ganar y la que interferiría con el importante trabajo requerido de todos nosotros en esta difícil hora”, señaló. En su mensaje dejó claro que veía a Biden como el nominado del partido para las elecciones del 3 de noviembre. Eso sí, indicó que seguiría en la papeleta de los estados que aún tienen primarias y continuará sumando delegados. Según The New York Times, esto le dará influencia en la plataforma demócrata y seguirá con su mensaje.

“Las conferencias de prensa diarias de Trump son un intento de parte del Presidente de mostrarse luchando con la prensa, socavando las palabras de los científicos, poniéndose como un súper humano que sabe más que nadie más y desplegando cualquier posible falta de empatía hacia la gente que está sufriendo. Sanders sabía que él no podría ganar la nominación, especialmente después de una posible derrota en Wisconsin (en las primarias del martes) y se dio cuenta de que, de ahora en adelante, sus mejores esfuerzos deben estar en la unidad del partido y en la derrota de Trump”, dijo a La Tercera el destacado encuestador John Zogby.

“Su legado será como uno de los líderes más progresistas en la historia de Estados Unidos y no como alguien que provocó la derrota del nominado del Partido Demócrata. Biden puede que no gane y, al menos, Sanders no tiene la culpa”, añadió.

Todos contra Sanders

Cuando se inició la carrera por la nominación de la colectividad todo iba a favor para el senador. Incluso llegó a poner en peligro la permanencia de Biden en la contienda. Esto, porque el ala más moderada de los demócratas inició las primarias de forma muy fragmentada entre numerosos candidatos, mientras que Sanders juntaba en sus actos de campaña a multitudes apasionadas y podía contar con las contribuciones de muchos pequeños donantes, que lo llevó a tener buenos recursos para su campaña

El político salió de las tres primeras elecciones en Iowa, New Hampshire y Nevada como el principal favorito. Sin embargo, el panorama comenzó a cambiar en las internas de Carolina del Sur a fines de febrero, donde sufrió una dura derrota. Luego, al igual que ocurrió en 2016, el socialista vio cómo el establishment salía al recate de Biden y sus rivales se unían. En vísperas del Súper Martes del 3 de marzo, dos candidatos moderados, Pete Buttigieg y Amy Klobuchar, abandonaron la carrera y apoyaron a Biden, dando comienzo a un frente anti-Sanders. A esto se sumaron sus fracasos en estados clave, como Michigan y Florida.

Y luego vino la pandemia por el coronavirus que congeló la carrera por la nominación y tanto Sanders como Biden tuvieron que suspender sus actos presenciales.

Comenta