Una investigación asegura que el presidente del Congreso peruano contactó al Ejército antes de la moción de censura contra Vizcarra

El presidente del Perú, Martín Vizcarra

Una investigación del portal IDL Reporteros afirma que el presidente del Congreso, Manuel Merino, intentó comunicarse con el jefe de las Fuerzas Armadas peruanas y con el comandante de la marina, tras revelarse los audios que comprometen al mandatario en el llamado "caso Richard Swing". Los militares le informaron la situación al ministro de defensa, Jorge Chávez, quien hizo notar su molestia.




El presidente del Congreso de Perú, Manuel Merino, intentó comunicarse con el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, el general César Astudillo, después de salir a la luz los audios que comprometen al presidente Martín Vizcarra con el caso ‘Richard Swing’, motivo del proceso de moción de censura abierto anoche en el Parlamento.

Según un reportaje del portal de investigación IDL Reporteros revela que Merino logró contactar por medio de un ayudante con el comandante general de la Marina. Además, intentó comunicarse con el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, pero este no aceptó la llamada.

Astudillo se encontraba de viaje en Madre de Dios cuando recibió la llamada del auxiliar de Merino, quien le dijo que el presidente del Congreso deseaba conversar con él. Sin embargo, el general respondió que no tenía buena conexión y procedió a colgar y a no responder a las llamadas que continuó recibiendo.

Merino llamó además comandante general de la Marina, el almirante Fernando Cerdán, nuevamente para intentar establecer una conversación con el presidente del Congreso. A diferencia de Astudillo, Cerdán aceptó la llamada y Merino le dijo que “en el marco de la Constitución”, se iba a iniciar un proceso que podría terminar con la salida de Martín Vizcarra de la Presidencia y que esperaba “que el proceso pudiera llevarse a cabo con normalidad”.

Tanto Astudillo como Cerdán, jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas y comandante general de la Marina, respectivamente, informaron de lo ocurrido al ministro de Defensa, Jorge Chávez. Más tarde, en el Congreso, Manuel Merino pedíra a la Fuerza Armada que “guarde tranquilidad”.

Tras ello, el ministro de Defensa, Jorge Chávez, ha rechazado este intento de comunicación y ha recordado que las Fuerzas Armadas se rigen bajo el orden constitucional y que su respaldo es al presidente de la República.

La ministra de Justicia, Ana Neyra, ha manifestado su “preocupación” por la noticia y no descarta “tomar acciones legales”. “Quiero apelar todavía al espíritu democrático del presidente del Congreso y quiero pensar que él no se ha prestado a este juego, quiero pensar que esto no se ha configurado de esta forma porque, si estos hechos fueran verificados, como algunos juristas están señalando, estaríamos ante de un delito de sedición”, ha apuntado.

Comenta