400 personas mayores de 65 años fallecen semanalmente por enfermedades respiratorias

minsal

Según destacó el subsecretario de Salud Pública, Cristóbal Cuadrado, estos decesos se distribuyen sobre todo en población adulta y adulta mayor, que son la población habitualmente más vulnerable durante el invierno.




Este viernes, en un nuevo balance de la evolución de la pandemia en el país, autoridades del Ministerio de Salud dieron a conocer cifras en torno al aumento de casos de enfermedades respiratorias en niños y adultos mayores, las que paralelamente han derivado en un aumento de las defunciones en personas de la tercera edad.

El Subsecretario de Salud, Cristóbal Cuadrado aclaró que la situación epidemiológica de este invierno “es particularmente cruda, en los últimos seis inviernos no habíamos visto una situación con un impacto tan importante de virus respiratorios no Covid”.

Precisamente sobre ese punto, al ser consultado sobre el aumento de defunciones por enfermedades respiratorias diferentes al Covid, señaló que “han fallecido aproximadamente 400 personas semanales, esto se distribuye sobre todo en población adulta y adulta mayor, que son la población habitualmente más vulnerable durante el invierno”.

Asimismo, indicó que, enfermedades que habitualmente se presentan en niños, hoy están llegando a otros grupos etarios. “La situación epidemiológica excepcional que hemos vivido este invierno, que ha sido particularmente intensa en la población pediátrica, ha afectado también a otros grupos, la alta circulación del virus sincicial puede generar cuadros graves y eventualmente fatales tanto en los niños y también en la población adulta mayor”, sostuvo.

Por su parte, la ministra de Salud, María Begoña Yarza, describió el perfil de los adultos mayores que son más propensos a sufrir complicaciones al poseer una enfermedad viral.

“Tenemos una población, personas adultas mayores de 65 que, si además tienen alguna comorbilidad, vale decir, alguna enfermedad concomitante como hipertensión, diabetes o alguna enfermedad respiratoria crónica, son las personas que debemos de cuidar y también anticiparnos”, señaló la secretaria de Estado.

Síntomas de enfermedades respiratorias

En la instancia, la ministra Yarza señaló algunos síntomas que serían claves para identificar enfermedades respiratorias en niños y adultos mayores.

Sobre los síntomas en personas mayores de 65 años, señaló que “muchos no tienen fiebre, tienen decaimiento, muchas veces ese agotamiento esconde enfermedades respiratorias (....) muchas veces perciben que tienen fiebre, pero cuando vamos a tomar no sale que tiene fiebre, no tener apetito. Síntomas inespecíficos, pero muy importantes son los signos de alarma por los que los cuidadores deben acudir a centros de urgencia”.

Las autoridades llaman a recurrir al centro de salud más cercano, vale decir, consultorio, Sapu, SAR o centro de atención, en caso de presentar alguno de los siguientes síntomas. Además, está la opción de llamar al fono Salud Responde (600 360 7777) como primer medio de orientación.

Síntomas de enfermedades respiratorias en menores de 1 año:

  • Decaimiento y dormir más de lo acostumbrado.
  • Falta de apetito.
  • Fiebre
  • Secreciones respiratorias (nasal o bronquial)
  • Irritabilidad
  • Respiración dificultosa: Respiración más rápida de lo normal, se hunden las costillas, emite “silbidos” o “pitos” al respirar, los orificios de la nariz se abren al respirar (aleteo nasal).
  • La respiración dificultosa corresponde a una condición de mayor gravedad, por lo que, si se presentan, es necesario concurrir al servicio de urgencia más cercano.

Síntomas de enfermedades respiratorias en personas mayores:

  • Tos
  • Decaimiento
  • Agotamiento
  • Sensación de ahogo
  • Dificultad para respirar
  • Inapetencia
  • Sensación febril
  • Desorientación en tiempo o lugar

Lee también en La Tercera:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.