Covid-19 en jóvenes afebriles: las interrogantes que abre el primer informe epidemiológico de los casos chilenos

Supermarket workers wear face masks as a precaution against the spread of the new coronavirus inside the metro in Santiago, Chile, Wednesday, March 18, 2020. The vast majority of people recover from COVID-19. (AP Photo/Esteban Felix)

El Ministerio de Salud analizó los perfiles de los contagios confirmados hasta ayer, que revelan que la mediana de edad es 34 años y el 51% mujeres. El 7% ha requerido hospitalizarse y la fiebre estuvo presente solo en el 9% de los casos.




En la reciente radiografía del Covid-19 en Chile se destaca que la mayoría de la población de contagio -al 23 de marzo- son adultos jóvenes (entre 30 y 44 años), solo un 9% posee el síntoma de fiebre y un 7,2% llega a hospitalizarse. Pero, ¿estos datos realmente están acorde con la realidad?

Para Jeanette Dabanch, infectóloga del Hospital Clínico de la U. de Chile, este balance le genera “muchas dudas”. En primer lugar, para la especialista la edad en que se concentra la enfermedad “no calza con estudios del extranjero, específicamente de China, donde la edad promedio es 49 años”.

Por otra parte, para Juan Carlos Said, médico internista del Hospital Sótero del Rio, “sería ideal tener un mayor desglose de los datos”. En cuanto a la concentración de casos en adultos jóvenes, eso era “esperable”, ya que “son quienes más se movilizan, los que más viajan, probablemente son los fueron a Europa, que volvieron y que siguieron trabajando porque probablemente no les generó una enfermedad tan grave”.

Por su parte, el ministro de Salud, Jaime Mañalich opinó sobre el informe que “es evidente que estamos en una fase en la cual todavía el número se concentra en edades relativamente tempranas, no en adultos mayores. Cuando tengamos más adelante la difusión de esta enfermedad, en ese segmento poblacional, de acuerdo a lo que se ha reportado internacionalmente, vamos a observar tasas de letalidad crecientes, porque hoy la gente afectada mayoritariamente está en su casa".

La fiebre: ¿se puede seguir tomando como criterio?

Con un porcentaje de este síntoma tan bajo (9%), los especialistas llamaron a evaluar si la fiebre se sigue tomando como un síntoma clave para detectar el Covid-19. Aun así, estimaron mirar estos datos “cautela”, ya que en el futuro los datos podrían presentar una gran variabilidad.

“No se consignó, por ejemplo, si el paciente había tomado paracetamol o si era la fiebre al comienzo o si al paciente le preguntaron, entonces no está definido”, indica Jeanette Dabanch. A lo que agrega: “Con estos datos deberían preguntarse, ¿por qué se sigue considerando la fiebre como un síntoma clave de Covid-19?”.

Idea que compatibiliza con el médico Juan Carlos Said, del Sótero del Rio, quien piensa que “no sería descabellado quitar el criterio de fiebre”, ya que al concentrarse en un 9% de los casos, podría traer problemas a la hora de definir qué es un caso sospechoso, “de hecho está documentado que un 44% de los casos pueden no presentar fiebre, por lo que esperaría a ver cómo evolucionan los datos”.

Este elemento aparece como clave para los casos sospechosos, sostienen los expertos, pues la mayor parte de las personas que consultan a los teléfonos de emergencia que ha dispuesto la autoridad sanitaria o que acuden a las urgencias, lo hacen solo cuando comienzan a presentar fiebre y no antes, lo que podría propiciar un aumento de los contagios al dificultar el diagnóstico temprano.

En cuanto a los hospitalizados, el doctor Said recalca que “falta ver cuántos de esos han necesitado ventilación mecánica, cuantos requirieron UCI y cuántos de esos hospitalizados no estaban graves”.

Comenta