Demre excluye a 86 personas de segunda PSU, que tendrá un cerco de Carabineros

Imagen-PSU-2982pw

El 6 y 7 de enero, en el primer intento de la PSU, jóvenes quemaron facsímiles y obligaron a suspender la prueba.

Entre los inhabilitados están los voceros de la Aces. Plana mayor de 15 oficiales estará a cargo de seguridad e inteligencia. Rectores se reúnen para afinar detalles del proceso. Dicen que no descartan una tercera versión de la prueba si hay protestas.


A una semana de que la Prueba de Selección Universitaria (PSU) intente ser rendida por segunda vez, el 27 y 28 de enero, el Demre de la Universidad de Chile informó que 86 personas quedaron excluidas de ese proceso, por haber participado en las protestas que provocaron la suspensión en algunos locales el 6 y 7 de enero.

El sábado, el organismo informó a esas personas que quedaron inhabilitadas para dar el examen, enviándoles por correo electrónico una copia del acta del local donde se indica que participaron de los incidentes.

A ese grupo se le sancionó por dos causales: no devolver íntegramente los facsímiles y hojas de respuesta al término de la prueba, y "promover, participar, ejecutar o encubrir" actos que entorpezcan o impidan el desarrollo del examen. Todos ellos tendrán plazo hasta el miércoles para apelar, a través del sitio web de la institución.

Entre los excluidos están Ayelén Salgado y Víctor Chanfreau, voceros de la organización de escolares Aces, según confirmaron ellos a La Tercera. Los jóvenes hicieron el llamado a boicotear la prueba a inicios de enero y ahora reiteraron el llamado para los exámenes que se tomarán la próxima semana.

En tanto, la Defensoría de la Niñez presentó ayer un recurso de protección por 21 adolescentes que acusan perjuicios en el proceso de la PSU, de los cuales tres son jóvenes que fueron inhabilitados. En esos casos, dice el organismo, se busca resguardar "el respeto de la igualdad ante la ley y el debido proceso".

"Plana mayor PSU"

Considerando el impacto que tuvo el boicot y el nuevo llamado a protestar de la Aces, la seguridad será un aspecto crucial de esta segunda PSU. Para abordar eso, Carabineros creó una plana mayor de 15 oficiales, que será liderado por el general de Investigación Criminal Esteban Díaz y el coronel Alfredo Campo.

Ellos se encargarán de tareas operativas, de inteligencia, logística y telecomunicaciones, para evitar que haya estudiantes perjudicados nuevamente. Todos los detalles estarán listos antes del viernes.

Como primera medida, se decidió crear perímetros de seguridad de entre 100 y 200 metros alrededor de los locales de rendición, cuyo acceso será restringido: en ese cerco solo podrán entrar quienes vayan a dar el examen, mostrando su carné. Y ello será fiscalizado por carabineros y un funcionario del Demre.

En tanto, Carabineros continúa evaluando los factores de riesgo de los colegios en que se rendirá la prueba, información que luego deriva a la U. de Chile.

¿Una tercera prueba?

El Consejo de Rectores se reunirá este martes para afinar los detalles de la segunda PSU, en la que esperan que no haya problemas. Pero, ¿qué pasaría si nuevamente hay un boicot? Los rectores dicen que la disposición es a aplicar una tercera PSU, considerando que los afectados podrían ser menos, pero que tendría que ser antes de febrero.

El rector de la UC del Maule, Diego Durán, explica que un tercer intento de la PSU tendría que ser "lo antes posible, porque cualquier cosa que pase a febrero, dificulta el proceso de matrículas". Pero cree que si esta vez el número de afectados baja mucho, también podrían reducirse los días de espera para una tercera prueba.

Lo mismo piensa Claudio Elórtegui, rector de la UC de Valparaíso. "Hay que tener claro que mientras más disminuye el número de personas a las que hay que tomarle la prueba, el problema se va simplificando", dice.

Mientras que Jorge Tabilo, rector de la UC del Norte, plantea que no hay que cerrar posibilidades y que "lo importante es que sea el menor daño posible".

Comenta