Excarabinero imputado por lesiones a civiles: “Una vez que disparé, me percaté que un sujeto corría delante de nosotros”

Excoronel Claudio Crespo. Foto: Agencia Uno.

Claudio Crespo fue formalizado por dejar ciego a Gustavo Gatica en 2019 y por provocar problemas de visión a Ettien Gutiérrez en 2018. Respecto a este último caso entregó su testimonio judicial, el único que existe del imputado. Hoy el tribunal anuló la formalización en su contra por las lesiones a Gutiérrez, porque su defensa no había sido notificada de la solicitud de la fiscalía de levantar cargos en su contra.




Luego de tomarle declaración a 11 carabineros entre septiembre y octubre de 2020, la Brigada de Derechos Humanos de la PDI estableció que el comandante (R) Claudio Crespo (44), el mismo excarabinero dado de baja y formalizado por dejar ciego a Gustavo Gatica en 2019 (21), habría sido quien en 2018 disparó a la cara de Ettien Gutiérrez (22), dejándolo con secuelas hasta hoy.

Y en base a esos antecedentes la fiscalía formalizó el 13 de noviembre pasado por lesiones graves, detención ilegal y obstrucción a la investigación a Crespo, quien ya está en prisión preventiva por el caso Gatica. Le imputaron el disparo injustificado a Gutiérrez hace más de dos años y siete meses, en medio de una manifestación en la conmemoración del Día del Joven Combatiente, en Huechuraba.

“Los antecedentes obtenidos permiten sostener que el disparo efectuado por el entonces mayor Crespo Guzmán no se encuentra justificado por algún grado de peligro a la integridad del personal policial ni a tercera personas, porque el funcionario se desplazaba en un vehículo blindado (zorrillo) y el resto de los efectivos de Fuerzas Especiales se encontraban a una distancia considerable y en una posición de resguardo”, dice el informe policial del 12 de noviembre pasado.

Para llegar a esta conclusión, la PDI determinó una serie de inconsistencias entre lo declarado por Crespo en su único testimonio judicial en el caso del 13 de junio de 2018 y las versiones de los carabineros que lo acompañaron ese día.

Entre ellas, el comandante dijo que dirigió el disparo a manifestantes que se encontraban a unos 25 metros, el que impactó en el rostro de una persona que se había cruzado en la línea de fuego a unos 5 metros. Pero según la PDI su versión es inconsistente porque “la tornera (al momento del disparo) se encontraba apuntando hacia el sector residencial y no hacia la plazoleta que refiere el imputado”.

La tronera es “una especie de compuerta redonda colocada a un lado de la puerta derecha. Esa abertura permite disparar o lanzar granadas desde dentro del vehículo”, explicó.

Crespo declaró que luego de ver cómo hacían un forado en la pandereta de un edificio de la municipalidad, escuchó cuatro disparos. “Debido a que estaban usando armas de fuego, para resguardar la seguridad de la patrulla que iba tras de mí, desde la tronera hice uso de la escopeta calibre 12 con munición perdigón de goma no letal. Disparé hacia el lugar donde escuché los disparos, que era una plazoleta ubicada a unos 15 metros del forado, donde había un grupo de personas. Por la escasa visibilidad solo podía ver siluetas. Mi intención era disparar cuatro tiros pero solo quedaba uno”, dijo.

Añadió que luego de disparar “me percaté que un sujeto corría delante de nosotros y caía al suelo frente al vehículo (...) vi que cayó tropezando con una piedra, golpeándose el rostro con el pavimento y el grupo de personas se dispersó”. Indicó que se bajó del vehículo, le prestó primeros auxilios y que lo subió al “J (así llama al vehículo) para sacarlo del sector de riesgo”. Insistió que cumplió con los protocolos para usar la escopeta antidisturbios: “Se cumplió la gradualidad de los medios utilizados”.

Sin embargo, sus compañeros al interior del carro lanzagases declararon otra cosa. El cabo segundo Diego Orellana indicó el pasado 26 de octubre ante la PDI que tras escuchar disparos que no impactaron en la tanqueta “mi comandante Crespo ‘nos dijo allá hay un grupo’ procediendo inmediatamente a disparar la escopeta antidisturbios desde la tronera de la puerta” pero él no pudo ver nada. Además, dijo que “al momento del disparo nuestra integridad física no se encontraba en riesgo” y que cuando Crespo disparó “la visibilidad era escasa dada la falta de luminaria.

De acuerdo a la PDI, “el sargento 2° Claudio Padilla y los cabos 1° Cristián Machuca y Diego Orellana, quienes integraban la tripulación del entonces mayor Crespo, refieren que su integridad no se encontraba en riesgo al momento en que el oficial a cargo del vehículo táctico (comandante Crespo) ejecutó el disparo en contra de la víctima. Algunos justifican el disparo porque se habría ejecutado para proteger al personal que se trasladaba a pie a unos metros más atrás del carro táctico pero no se obtuvieron antecedentes que acreditaran que había un peligro para la integridad de estas personas”.

Anulación de formalización

Hoy el Segundo Juzgado de Garantía de Santiago anuló la audiencia de formalización de la investigación en contra de Crespo.

Sobre esto el abogado de Crespo, Pedro Orthusteguy, dijo que “el fundamento del magistrado (para anular la audiencia) fue el que planteó esta defensa en el sentido que no se había realizado la debida notificación escrita de la solicitud a la que se refiere el Código Procesal Penal cuando la fiscalía decide formalizar a un imputado que no se encuentra detenido en forma previa (por este delito). Además, la solicitud de formalización estaba hecha fuera de plazo porque el plazo extraordinario ampliado por segunda vez por parte del tribunal venció el 8 de octubre de 2020. Y la fiscalía presentó su solicitud el 12 de noviembre″.

El abogado que representa a la víctima, Sebastián Velásquez explicó que ahora están pendientes dos solicitudes: “Por una parte la solicitud de fijar audiencia de formalización del Ministerio Público y por otra la solicitud de apercibimiento de cierre de la investigación por parte de la defensa. El tribunal resolvió esperar que la resolución de hoy (de anular la formalización) quede ejecutoriada (cuando ya han terminado todos los trámites legales) para definir los pasos a seguir dentro del proceso”.

Velásquez agregó que espera que en contexto de una investigación no formalizada la fiscalía formalice y dijo que “existe una instrumentalización de esta causa por parte de la defensa ya que quiere extender la circunstancia procesal de desformalización para este antecedente no sea considerado en la próxima audiencia de discusión de medidas cautelares que tiene el imputado en el caso en que la víctima es Gustavo Gatica. Si la fiscalía hubiese llevado a cabo esta investigación como correspondía, otro sería el escenario para las víctimas de Crespo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.