Jaime Mañalich: “Los temas de Educación, Salud, Vivienda y Pensiones van a ser cruciales en la Constitución"

El exministro de Salud, Jaime Mañalich.

El exministro de Salud llegó hasta el Colegio Alemán de Santiago para sufragar. Proyecta que ganará la opción Apruebo y estima que la Convención Constituyente sería la mejor alternativa para reformar la Carta Magna.




Cerca de las 18.30 llegó a votar al Colegio Alemán de Las Condes el exministro de Salud, Jaime Mañalich. En el lugar destacó la ejecución del protocolo creado entre el Servel y el Ministerio de Salud para minimizar el riesgo de contagios. Además, se refirió escuetamente al proceso judicial que lo involucra y que, por estos días, tiene enfrentados al Ministerio de Salud y al Poder Judicial por la entrega de los correos del exjefe de cartera. “Yo pedí declarar, anticipar mi declaración lo antes posible, mi abogado ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía y esa declaración debería producirse en los próximos días”, enfatizó, asegurando que preferiría que esta comparecencia sea de forma presencial.

En el plano político, su postura por el Apruebo y la Convención Constitucional tomó por sorpresa a varios en Chile Vamos y algunos personeros de Gobierno. Y es que a su juicio, a pesar de la inclinación que tiene el grueso de su sector por una Convención Mixta, Mañalich señaló a La Tercera que “me he ido convenciendo que una Convención Constitucional, no mixta, formada por ciudadanos elegidos, es la mejor opción. Lo que espero es que -como ya está empezando a aparecer- haya una discusión pronta de contenidos, respecto a qué debe ser, qué debe contener la nueva Constitución”.

¿Cómo ha visto la adopción de las medidas sanitarias?

El protocolo que estableció el ministerio de Salud (junto al Servel) fue adecuado y se siguió rigurosamente en todas partes, según he podido ver a través de los medios. Lo importante es que se ha asegurado que este evento no contribuya a un aumento de los casos, cosa que ya se vio -por más difícil que fue- con el protocolo para el 18 de septiembre, donde no hubo un alza en la incidencia.

¿Cree que habrá una mayor participación que en procesos eleccionarios pasados?

Es difícil poder calcular la densidad de gente, cuánta gente había en cada lugar, porque como había este distanciamiento social y más mesas, tenemos que esperar lo que diga el Servel (sobre participación). Pero creo que la votación superará ampliamente el 50% del padrón, lo que sería una muy buena noticia.

¿En qué radica el interés por votar hoy, versus a las elecciones presidenciales pasadas, por ejemplo?

Mi interpretación es que los hechos de octubre del año pasado hicieron configurar una situación para la ciudadanía de riesgo país, de preguntarse “¿para dónde vamos? ¿qué nos espera?”. Y en ese sentido, la salida que ofreció el Presidente de la República por un llamado a una nueva Constitución -porque yo creo que va a ganar el apruebo, por supuesto- es, de alguna manera, el llamado a un camino.

Me parece que, independiente de algunos actos muy violentos que hemos visto con ocasión del aniversario del 18 de octubre, uno tiene que reconocer que son eventos violentos, dolorosos pero aislados. Uno piensa que lo que ocurre hoy, una semana después, significa que hay un compromiso de la ciudadanía por un camino. Esa opción tiene que ser refrendada en una suscripción, confirmación del pacto que se hizo la última semana noviembre entre actores políticos transversales para que efectivamente este proceso, de llegar a una nueva Constitución, sea con respeto al camino que los chilenos han elegido, que es un camino de paz.

Un nuevo contrato social...

Eso es necesario, pero no vislumbro cómo. Porque es previsible que a la luz de hoy, de mañana, aparezcan de nuevos actos muy violentos, y creo que lo que ha manifestado la ciudadanía hoy es que no quiere eso, que quiere un compromiso con la paz.

Si se cumplen las predicciones, ¿qué espera del inicio de este proceso constituyente?

Salud no va a ser el único debate, el tema de los derechos sociales y su garantía expresada en la Constitución va a ser un tema muy álgido, evidentemente también va a haber un tema muy importante respecto a qué significa ser chileno. Pero el “nudo gordiano” más importante de la discusión constitucional será cómo se estructura la representación y el poder. ¿Qué vamos a tener? ¿Un gobierno presidencialista, semi o parlamentario? Esa será una definición de los constituyentes, y la ciudadanía en el Plebiscito de salida tiene que definir igual que ahora si lo aprueba.

¿Qué conclusiones se pueden sacar de la alta participación que ha vislumbrado?

Entre el domingo pasado y este domingo se produce una suerte de encausamiento de las fuerzas sociales; por supuesto, siempre van a haber descolgados, pero hay un encausamiento mayoritario de las fuerzas sociales y me parece que vamos a tener una nueva Constitución que va a permitir mejorar nuestra calidad de vida y de nuestro país.

Con respecto a los temas de Salud, ya hay un debate importante entre el acceso y el derecho a la salud. ¿Qué lectura hace de eso?

Evidentemente, los temas de Educación, Salud, Vivienda y Pensiones van a ser temas cruciales en la Constitución. Me parece que, como siempre, la Carta Magna tiene que dar un marco de derechos que tienen que plasmarse luego en leyes. Es imposible que haya una especificidad tal en la Nueva Constitución que diga algo exactamente, en una forma rígida, no flexible. En Chile, fundamentalmente a través de la cobertura universal de Salud que prácticamente tenemos, más el AUGE y más la Ley Ricarte Soto, tenemos un camino avanzado bastante importante que otros países miran con envidia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.