Lluvias jueves y viernes: decretan Alerta Temprana Preventiva para la Región Metropolitana por sistema frontal

Llueve en gran parte de Santiago. Foto: Sebastián Beltrán Gaete / Agencia Uno.

Lluvia en Santiago en una imagen de archivo. Foto: Sebastián Beltrán Gaete / Agencia Uno.

La Dirección Meteorológica de Chile pronosticó la ocurrencia de precipitaciones débiles a normales para la capital.




La Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi) informó que las autoridades de la Región Metropolitana decidieron establecer una Alerta Temprana Preventiva ante el sistema frontal que tendrá lugar este jueves y viernes.

La Dirección Meteorológica de Chile pronosticó la ocurrencia de precipitaciones débiles a normales para la Región Metropolitana entre el jueves 30 de junio y el viernes 01 de julio.

Para el jueves se espera que caigan entre 3 y 6 milímetros de agua en el valle y entre 20 y 25 milímetros en la cordillera, con vientos de hasta 40 kilómetros por hora en ese lugar.

Para ese jornada se prevé que la Isoterma 0°C se ubique entre los 3.200 y los 2.700 metros sobre el nivel del mar.

El viernes en tanto, deberían caer entre 4 y 8 milímetros de agua en el valle y entre 10 y 20 milímetros en la cordillera. Ese día también se deberían registrar vientos de hasta 40 kilómetros en la cordillera.

Respecto a la Isoterma 0°C, el viernes debería estar posicionada entre los 2.700 y los 1.500 metros sobre el nivel del mar.

En consideración a estos antecedentes, que suponen un aumento del riesgo asociado a estas variables meteorológicas, la Dirección Regional de Onemi Metropolitana declara Alerta Temprana Preventiva Regional por sistema frontal, vigente desde este miércoles 29 de junio y hasta que las condiciones meteorológicas así lo ameriten.

La declaración de esta alerta, se constituye como un estado de reforzamiento de la vigilancia orientado a actuar oportunamente frente a eventuales situaciones de emergencia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.