Conductores: la difícil tarea de ser la cara visible del Transantiago

La muerte de Marco Cuadra, quien hace 26 días se había quemado a lo bonzo apremiado por una disputa laboral, es un síntoma de la tensión creciente que viven los choferes. La violencia tras los partidos y la mala relación con los usuarios aumentan un estrés no muy diferente al que padecían cuando manejaban las micros amarillas.