Dramática derrota del gobierno y la Nueva Mayoría complica escenario presidencial del oficialismo

Votantes castigaron al bloque en comunas clave como Santiago, Providencia, Ñuñoa y Maipú. El ex Presidente Lagos asumió la vocería de la debacle oficialista, y advirtió que se debe “enmendar el rumbo”.

Los ministros Nicolás Eyzaguirre y Rodrigo Valdés salieron de La Moneda cerca de las 19.20 horas con rumbo al comando de Carolina Tohá, en Agustinas con Brasil. A esa hora estaba claro que había perdido la comuna, y su comando se había transformado en el epicentro de una derrota que la Nueva Mayoría no previó y cuya magnitud la dejó fuertemente dañada con miras a las elecciones del próximo año.

En ese minuto, en Palacio, un grupo de trabajadores desarmaba una tarima que probablemente habían dispuesto para celebrar una victoria que no llegó. Pasó todo lo contrario. Además de Santiago, la Nueva Mayoría perdió con Josefa Errázuriz en Providencia, con Helia Molina en Ñuñoa, con Freddy Campusano en Maipú, con Leopoldo Méndez en Valparaíso y con Claudina Núñez en Pedro Aguirre Cerda, entre otros.

En número de alcaldes pasaron de 167 a 140, y descendieron dos puntos porcentuales en concejales, aunque en esta cifra se mantuvieron por encima de Chile Vamos.
En un gesto que sorprendió en el bloque, el ex Presidente Ricardo Lagos se autoasignó la vocería de la derrota. Cerca de las 20 horas llegó también hasta el comando de Tohá y, aunque admitió que tendrían que “enmendar el rumbo”, remarcó que la elección municipal no tendría nada que ver con la presidencial.

La escena que tenía lugar a la misma hora en Providencia, sin embargo, contradecía su versión. Radiante y escoltado por parlamentarios de Chile Vamos, Sebastián Piñera daba un estrecho abrazo a la alcaldesa electa Evelyn Matthei (UDI).

Piñera coleccionaba triunfos y Lagos asumía un voto de castigo que le pegó solo a la coalición de gobierno, aunque el ex mandatario no quiso admitirlo así. “El proyecto que hemos encarnado, los deseos de tener una sociedad mejor, se mantienen inalterables. Estamos en presencia de una ética en que la ciudadanía nos ha dicho basta”, se limitó a decir el ex presidente, que luego afirmó que el castigo estuvo en realidad dado por la abstención, y que eso fue transversal.

Lagos fue protagonista de la campaña municipal oficialista y fue figura gravitante para el PPD, que fue la primera colectividad en empujar públicamente su opción presidencial. Sin embargo, el PPD fue uno de los principales perjudicados de la jornada, pues tres de las derrotas emblemáticas fueron suyas: Santiago, Ñuñoa y Valparaíso.

“Nosotros somos el partido más golpeado al interior de la Nueva Mayoría”, admitió el vicepresidente de esa colectividad, Marco Antonio Núñez.

El timonel Gonzalo Navarrete, matizó diciendo que “efectivamente no hubo un buen resultado para la Nueva Mayoría”, y añadió que “ahí hay una reflexión compleja”.

En el partido hubo quienes resintieron la decisión de Lagos de exponerse como rostro de esta derrota, pues podría tener repercusiones electorales para él. No obstante dijeron entender que el ex mandatario buscaba consolidar su liderazgo en el oficialismo y cerrar respaldos en las mesas partidarias, creen que esto último también puede ser perjudicial, pues lo vuelve a acercar al mundo político y no al ciudadano.

En el Partido Radical pasó algo similar, pues la colectividad tampoco logró capitalizar la presunta adhesión que concita el eventual presidenciable Alejandro Guillier (independiente cercano al partido). “Hay que reconocer que la Nueva Mayoría, como conglomerado, ha sufrido una derrota muy fuerte, y eso obliga a tener humildad y autocrítica (…) El gobierno tiene que terminar su ceguera cognitiva, tiene que mirar la realidad y mirarla en términos de hacer los cambios que corresponda para el año y meses que restan”, comentó ayer el timonel del partido, Ernesto Velasco.

Varios recordaron que en 2012 a la en ese entonces Alianza un escenario municipal complejo le significó, un año después, perder el gobierno.
Acusaciones cruzadas

La Presidenta Bachelet habló en La Moneda pasadas las 21 horas y empleó un tono inusualmente crítico con la Nueva Mayoría. “Hemos tenido debilidades en algunas comunas y como coalición a veces hemos mostrado más división que unidad en torno a los temas que de verdad importan a los ciudadanos”, dijo la Mandataria. Y luego remarcó la idea: “como coalición tenemos que deponer los personalismos y los cálculos de corto plazo”, sentenció.

La Mandataria había seguido el desenlace de la jornada eleccionaria por televisión desde el salón Pedro de Valdivia, en el primer piso de La Moneda, con sus ministros y subsecretarios, a los que durante la tarde se sumaron el agende de Chile ante La Haya, José Miguel Insulza, y el diputado Jorge Tarud. Fue ahí donde vieron el abrazo entre Piñera y Matthei y eldiscurso de derrota de Tohá, que aplaudieron. Más tarde algunos comentaron que el ambienteera “masoquista” pero de “resignación”.

Luego, los ministros del comité político se mantuvieron reunidos hasta pasada la medianoche en Palacio, analizando el nuevo escenario.

Los timoneles habían sidoinvitados a La Moneda, pero optaron por no asistir. Tampoco hicieron otro tipo de reuniones; el control de daños se mantuvo a nivel interno.
“Ha sido un mal resultado. Queremos decir que es un resultado bastante adverso para la Nueva Mayoría”, dijo por la tarde la presidenta del Partido Socialista, Isabel Allende, cuyo partido bajó dos puntos porcentuales.

Con el paso de las horas comenzaron a surgir los reproches cruzados. A los cuestionamientos del timonel radical hacia La Moneda se sumaron otros, como el del senador Ignacio Walker (DC), quien planteó en latercera.com que “tiene que haber una rectificación del gobierno, un cambio de rumbo, o sea, no podemos ofrecerle al país más de los mismo (…) la desaprobación del gobierno de la Nueva Mayoría, del cual soy parte, es producto de la mala gestión de las reformas. La improvisación y la desprolijidad han sido una tónica permanente”.

En la misma plataforma, el diputado Osvaldo Andrade (PS), por su parte, apuntó a las responsabilidades de la principal candidata de la coalición: criticó duramente su gestión e incluso deslizó que se debió haber replanteado su candidatura. “No estoy tan claro de una buena gestión de Tohá”.

Luego Goic reprochó que “el PPD insistió en llevar un candidato en Punta Arenas y no hacer primarias, lo que benefició a laderecha”, y Navarrete contraatacó con que “el candidato de #Valparaíso (Dj Méndez) no tuvo la capacidad de integrar al resto de los partidos”.

Según el hoy diputado independiente, Pepe Auth, “la gota que rebalsó el vaso” fue el incidente con el padron electoral. “Bajarle el perfil de parte del gobierno, luego considerar que era tan dramático que había que hacer una ley express enviada el día lunes al Parlamento para que la aprobara el miércoles. En fin, es evidente que es como zoom de la impericia, de improvisación y de la imprevisión”, dijo.

Seguir leyendo