Espionaje español tuvo contactos con yihadistas que atentaron en Barcelona

UNA FURGONETA ATROPELLA A VARIAS PERSONAS EN LAS RAMBLAS DE BARCELONA

Varios jóvenes permanecen junto a los restos de un vehículo, en el lugar del atropello masivo realizado por una furgoneta en Barcelona. Foto: Agencias.

El imán Abdelbaki Es Satty, que oficiaba en la localidad de Ripoll, falleció en una explosión en la localidad de Alcanar, previa a los atentados de Las Ramblas y Cambrils.




El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) español confirmó hoy a Efe que tuvo contactos con el líder de la célula yihadista que atentó en Barcelona y Cambrils en agosto pasado, cuando estaba en la prisión de Castellón en 2014.

Fuentes oficiales del CNI admitieron que mantuvo esos contactos con el imán Abdelbaki Es Satty, al igual que lo tuvieron otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, dentro de los protocolos habituales de actuación.

Los atentados de Barcelona y Cambrils, con yihadistas que atropellaron a viandantes, causaron dieciséis muertos y cinco de los asaltantes fueron abatidos por las fuerzas de seguridad.

El imán Es Satty estaba cumpliendo una condena en la prisión de Castellón en 2014 por delitos relacionados con el narcotráfico y entonces se le relacionó con posibles vínculos con yihadistas. Por ello, los servicios secretos entraron en contacto con el imán, que entró en la cárcel de Castellón en 2010 y la abandonó en 2014. Sin embargo, las mismas fuentes de los servicios secretos no han querido añadir ningún detalle más al respecto porque la ley lo impide.

El portavoz del Gobierno español, Íñigo Méndez de Vigo, fue preguntado hoy por este tema en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros y eludió hacer comentarios ya que se trata de un asunto que está bajo investigación judicial y bajo secreto de sumario.

El imán, que oficiaba en la localidad de Ripoll -próxima a Barcelona- falleció en una explosión en la localidad de Alcanar, previa a los atentados de Barcelona y Cambrils.

El clérigo fue sometido a un seguimiento durante su estancia en la cárcel -hasta 2012- tras el que se concluyó que no estaba radicalizado en ese momento.

Abdelbaki Es Satty fue condenado por sentencia firme en febrero de 2012 por el Juzgado de lo Penal número 2 de Ceuta a cuatro años de prisión por un delito de tráfico de drogas que cometió el 1 de enero de 2010.

El imán de Ripoll, considerado el cabecilla de la célula que perpetró los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), cumplió condena en la cárcel de Castellón, de la que salió el 5 de enero de 2012.

En 2015, el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Castellón revocó una orden de extradición de Es Satty por su "evidente arraigo laboral y esfuerzos para integrarse en España".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.