Estudio indica que niños ven distinto que los adultos

Según investigadores ingleses, hasta los 12 años los niños no tienen la capacidad de combinar información sobre perspectiva y profundidad que les permita precisar la posición y distancia de los objetos.




Científicos del University College de Londres y de la Universidad de Londres han encontrado que los niños menores de 12 no combinan  los diferentes tipos de información sensorial para comprender el mundo tal como lo hacen los adultos. El estudio indica que los menores tampoco combinan la información visual que obtienen por cada uno de sus ojos, lo que indica que tienen una experiencia visual completamente distinta a la que tienen los adultos, de acuerdo al estudio publicado en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Science.

El estudio observó cómo niños y adultos combinan la perspectiva y la información sobre la profundidad de las imágenes que ofrece la visión binocular. Los resultados muestran que la posibilidad de utilizar estas fuentes de información sobre profundidad no es posible hasta una etapa tardía de la niñez, alrededor de los 12 años.

Los científicos pidieron a niños y a adultos usar lentes 3D para comparar dos superficies inclinadas y juzgar cuál de las dos era más plana, teniendo en cuenta la perspectiva y la información binocular por separado, o ambas juntos. No fue sino hasta 12 años que los niños lograron combinar la perspectiva y la información binocular para mejorar la prlos adultos combinan diferentes tipos de información visual en una estimación unificadaecisión en sus juicios. Esto implica que , mientras que los niños no lo hacen.

Sin embargo, la combinación de la información sensorial puede resultar en la incapacidad para separar las piezas individuales que componen la información de la percepción general, un fenómeno que se conoce como " fusión sensorial".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.