Uno de cada tres jóvenes en Chile pasa más de siete horas al día en Internet

Asimismo, el 85% de quienes tienen entre 15 y 29 años se conecta todos los días a la red, según un sondeo del Injuv. La medición también reveló que sólo el 61% de los jóvenes de sectores bajos tiene acceso a Internet desde su hogar.




El uso de Internet se ha convertido en algo vital para la población, en especial para el segmento más joven de ella.  Según el último sondeo del Instituto Nacional de la Juventud (Injuv),  el 85% de los personas entre los 15 y 29 años se conecta todos los días a la red. La mayoría lo hace desde su casa y en segundo lugar desde la universidad o lugares de estudio (Ver infografía).

La medición, que se realizó a través de 1.113 encuestas telefónicas en todo el país, también reveló  que un 34% de los jóvenes pasa más de siete horas diarias en la red.

“A pesar de que como sociedad pueda ser mal visto, que los jóvenes pueden pasar tantas horas en Internet, es algo que de a poco hay que ir acostumbrándose”, dice Nicolás Preuss, director del Injuv.

Las redes sociales es uno de los espacios en donde más tiempo pasan los jóvenes. El estudio indica que el 93% está presente en Facebook,  mientras que el 50% en Instagram.

“Lo llamativo de este sondeo es que Instagram ocupe el segundo lugar y Twitter  (33%) sólo alcance el tercero.  En gran medida las personas que utilizan Twitter son de sectores socioeconómicos altos”, señala Preuss., quien agrega que a este mismo segmento socioeconómico de la población pertenecen los que utilizan Internet como herramienta para buscar trabajo.

Lo anterior, a juicio de Preuss, revela que existe una gran brecha para acceder a internet, hecho que es confirmado por el estudio. Uno de sus resultados indica que sólo el 61% de los jóvenes de estrato socioeconómico bajo tiene acceso a internet en el hogar, mientras que en el caso del estrato alto, la cifra llega al 92%. “Dentro las nuevas políticas, se debe poner mucho énfasis en dar acceso a Internet en lugares públicos”,  dice Preuss.

Impacto 

Las razones que están impulsando el masivo uso de internet en jóvenes, también están relacionadas con el avance de la tecnología y la facilidad que existe para conectarse desde cualquier dispositivo.

Asimismo, el impulso está dado por el crecimiento de las redes 3G y 4G,   conexiones que en su mayoría provienen de teléfonos móviles, que de acuerdo al estudio son el aparato favorito de los jóvenes para ingresar a la red, con un 94%. En segundo lugar aparecen los computadores portátiles, con un 56%.

Este aumento de jóvenes conectados, no sólo es un fenómeno chileno, ya que en la mayoría de los países que tienen una alta tasa de   conectividad están experimentado lo mismo. Según un estudio de la consultora Ofcom en Reino Unido, los jóvenes entre 16 y 24 años, pasan hasta 27 horas a la semana  conectados en Internet, de hecho, ha aumentado hasta el doble si es que se compara con el crecimiento de hace diez años.   En EE.UU., en tanto, la penetración de Internet llega 93% en los jóvenes, según la consultora Pewresearch.

Pero ¿qué tan bueno es el uso intensivo de internet?  Daniel Halpern, académico de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica, cree que lo importante no es el tiempo que se pasa en internet, sino más bien si se utiliza como herramienta o sólo como un medio de entretención. “Hoy para hacer cualquier cosa necesita Internet, entonces, finalmente si se utiliza como algo útil o herramienta, no debería ser algo preocupante”, explica.

Sin embargo, el investigador cree que también va depender de cuántas horas la persona pase conectado. “Si alguien dice que pasa ocho horas en conectado en un computador sólo para entretenerse o socializar, en ese caso puede llegar a ser preocupante, ya que casi no está socializando con personas”, agrega.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.