Ajuste necesario y oportuno

A partir de diciembre el Banco Central publicará nuevos datos sobre la actividad económica

Foto : Andres Perez



SEÑOR DIRECTOR

El Banco Central anunció el aumento de la tasa de referencia el pasado miércoles, hasta 2,75%. Esto ha generado diversas reacciones en el mundo económico y político, y no han sidopocos quienes lo han criticado sobre la base del supuesto daño que este hace a la economía.

La evidencia muestra una clara recuperación de la economía. Hemos experimentado una de las crisis más profundas del último tiempo, pero también la con más rápida recuperación. Sectores severamente golpeados, como el de servicios, dan señales robustas de estar retomando sus niveles prepandemia.

En este contexto, el retiro del estímulo monetario se hace inevitable para contrapesar las presiones inflacionarias domésticas e internacionales. Aunque duela, este ajuste era necesario y oportuno. La inercia inflacionaria es fuerte; una vez que esta se desata, es más difícil de controlar – basta con recordar lo que costó bajar la inflación en Chile desde 30% a inicios de los noventa. Aun cuando existan sectores de la población sufriendo con la pandemia, pretender que se les ayuda permitiendo que la inflación siga su trayectoria alcista es equívoco. Retrasar la normalización monetaria no haría más que añadir leña al fuego, llevando la inflación a niveles que obligarían a aplicar un freno aún mayor a la economía a futuro.

Gran parte de la discusión se ha centrado en buscar responsables para el alza de la inflación. Independiente del mérito de cada explicación, es deber del Banco Central enfriar la economía cuando da signos de estar sobrecalentada. Pretender que la inflación se puede controlar regulando los precios –como algunos han propuesto– es renegar de lo que hemos aprendido en los últimos 50 años.

Álvaro García Marín

Vicedecano Académico Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales U. de los Andes

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.