El comercio, sector estratégico para nuestra economía




A partir del estallido social y a raíz de la pandemia, el comercio lleva once meses enfrentando importantes desafíos para cumplir normalmente su rol insustituible como abastecedor de artículos de consumo. Los daños provocados por esta crisis han significado numerosas quiebras de empresas, además de una muy elevada y lamentable pérdida de empleos.

En medio de la gran preocupación que aqueja a la actividad, la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo decidió que su -recientemente efectuado- 8º Encuentro Nacional se titulara “Comercio Renace”. El objetivo fue darle al evento un carácter orientador, que sirviera para trazar una hoja de ruta conjunta al sector y, en definitiva, permitiera a éste “ver la luz al final del túnel”.

Buscando respuestas en otros países encontramos valiosos antecedentes en España. Allí descubrimos que existe una intensa y fructífera relación público-privada entre las empresas del retail y el gobierno de dicho país. Éste, además, le otorga al comercio el carácter de “actividad estratégica” dada su innegable connotación económico-social. Durante el evento, lo anterior se vio claramente reflejado en las intervenciones de la Secretaria de Estado de Comercio y de la Directora General de la Cámara de Comercio de España.

Con la frase “acompañar a las empresas es fundamental para poder elaborar agendas económicas de transformación necesarias para que el comercio salga de esta crisis reforzado, resiliente y más competitivo”, la Secretaria de Estado dio cuenta así de la importancia del mencionado trabajo conjunto. Además, agregó que, junto a la recuperación del comercio, sector clave para el país, es necesario apoyar su transformación con un plan especial que busque reforzarlo considerablemente tras el difícil momento por el que está atravesando.

El referido plan del gobierno español se sustenta en cinco pilares: primero la digitalización para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo, con apoyo a la inversión en ésta y enfocada también en la entrada a mercados internacionales; segundo, la sostenibilidad social y medio ambiental, por un comercio más limpio y que contribuya a una mejor sociedad; tercero, mejorar la competitividad con condiciones equilibradas, leales y justas; cuarto, la capacitación y formación del personal que trabaja en el sector, y por último y muy importante, recuperar la confianza del consumidor, con la implementación y difusión de los protocolos sanitarios con potentes campañas que se han realizado de la mano con el sector privado a través de los gremios del sector.

Una vez más, llamamos al gobierno a comprender que el comercio tiene el rol estratégico que tan preclaramente le otorga su par español, razón por la cual se hace necesario elaborar una decidida y urgente acción público-privada para apoyar su reconversión, tomando como referente, entre otras alternativas, el plan de los cinco pilares desplegado por el gobierno socialista de España. Por nuestra parte, nos ponemos una vez más a disposición de las autoridades nacionales, a objeto de llevar a cabo esta impostergable iniciativa.

Comenta