Falta de respeto

carlos-montes



SEÑOR DIRECTOR

Los dichos de la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Antonia Orellana, respecto a Carlos Montes, a propósito de su decisión de designar en una comisión de estudios al sacerdote Felipe Berríos, constituyen a lo menos una seria falta de respeto a la trayectoria de un hombre que desde el regreso a la democracia ha tenido una conducta impecable como diputado y luego como senador de la República, en orden a encontrar consensos que den solución a serios problemas nacionales.

Nunca he sido socialista, pero admiro la estampa de bien y el sentido de país que ha tenido y tiene Carlos Montes, lo que lo hace merecedor al reconocimiento y respeto de todos los chilenos/as, y en lo inmediato a ocupar una cartera importante en el actual gobierno.

A mí, por lo menos, me enseñaron desde niño a respetar para ser respetado. Parece que esa enseñanza está hoy ausente en algunos personeros (a) de las generaciones más jóvenes.

Demetrio Infante Figueroa

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.