Foco en alumnos y alumnas



SEÑOR DIRECTOR

Creativas ideas abundan en torno a la educación escolar: adecuación de inicio de clases para que estudiantes participen en franja deportiva de 6 a 9 AM, contratación de profesores extranjeros en establecimientos públicos, reposición de Simce de Lectura en segundos básicos, entre otras. Más allá de la escasa acogida y el dudoso impacto en la calidad educativa, lo que tienen en común estos planteamientos es una lógica vertical del proceso formativo.

La educación no es materia exclusiva de las autoridades y los tomadores de decisiones, ni termina con el diseño de políticas. Asimismo, las comunidades escolares no son un mero espacio de encuentro de sus integrantes, ni su rol se confina a la ejecución de normativas. Directivos, docentes, estudiantes y familias se constituyen en una instancia legítima para definir el qué, cómo y para qué de la educación, desde una perspectiva crítica y situada. De este modo, no solo debemos escucharlos, sino, además, aprender de ellos.

Abandonar la mirada asimétrica, que ubica en posición de inferioridad a las comunidades escolares, es el primer paso para proyectar cualquier transformación socioeducativa.

Carolina Cuéllar

Dir. Escuela de Investigación y Postgrado UCSH

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.