La columna de Hernán de Solminihac: Compras Públicas: Cuentas claras conservan la amistad

"Es clave fortalecer la transparencia entre oferentes y propiciar concursos competitivos y justos, facilitando el acceso a información detallada de las propuestas ganadoras y permitiendo que el resto de participantes entiendan sus falencias y trabajen en futuras mejoras."



Cada año el Estado realiza más de un millón de transacciones con el fin de proveer de insumos el funcionamiento de instituciones públicas y prestar oportunamente servicios a la ciudadanía. Esto se lleva a cabo a través del sistema de contrataciones y compras públicas, el que a partir de su plataforma Mercado Público gestiona las demandas del Estado y la oferta de los proveedores.

Según la OCDE, se estima que alrededor de un tercio de los gastos públicos se destinan a la contratación y compras, representando en promedio un 12% del PIB de los países miembros. En Chile las transacciones basadas en órdenes de compra del Estado de los últimos 3 años han representado en promedio alrededor de un 4,8% del PIB. La cifra no es menor, si se considera además el monto alcanzado el año pasado, de alrededor de 10 billones de pesos equivalentes a un millón 600 mil compras, el mayor de los últimos 15 años.

Dada la magnitud y origen de los fondos, desde la entrada en vigencia de la Ley de Compras Públicas en 2003, el Estado ha implementado una serie de medidas para robustecer el marco general del sistema. Su última actualización fue en 2020, la que buscaba facilitar las compras menores e impulsar la eficiencia reconociendo otras modalidades de adquisición. A pesar de los avances, aún existen una serie de falencias no solo a nivel de plataforma y sistema, sino que estructurales, dejando a la deriva aspectos de regulación, transparencia y fiscalización, que significan recursos perdidos y que podrían destinarse a proyectos sociales dentro del país.

En este sentido, es clave fortalecer la transparencia entre oferentes y propiciar concursos competitivos y justos, facilitando el acceso a información detallada de las propuestas ganadoras y permitiendo que el resto de participantes entiendan sus falencias y trabajen en futuras mejoras. Además, se debe reforzar la regulación de los contratos y compras una vez adjudicadas las propuestas, para asegurar su correcto cumplimiento.

En paralelo, es necesario atender los llamados a modernizar la plataforma transaccional, la que debe aumentar la digitalización de los documentos y simplificar sus procesos, ahorrando tiempo y favoreciendo una mejor fiscalización.

El sistema de contratación y compras públicas cumple un rol fundamental para la provisión de servicios y bienes a las distintas entidades del Estado. Sin embargo, los recursos utilizados para este fin deben protegerse.

Cuentas claras conservan la amistad. De ahí la importancia de velar porque el uso de fondos públicos, siempre sea eficiente y transparente.

* El autor es director de Clapes UC y Profesor Titular de Ingeniería UC

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.