Ley de Cambio Climático: una prioridad en estos tiempos

cambio climático 2



El cambio climático es un hecho inequívoco con significativos costos sociales, ambientales y fiscales, caracterizado por variaciones sustanciales en sus patrones históricos.  Además, modifica los estándares de comportamiento del planeta, acentuando los eventos extremos con alto impacto en los territorios y océanos.

En Chile, afecta a los grupos más vulnerables de manera significativa, ya que no poseen las capacidades para adaptarse acentuando la desigualdad.

Diversos estudios muestran un aumento de las temperaturas en todo el país y en el caso de las lluvias, una disminución en comparación con la media histórica. Esto se relaciona directamente con el cambio climático, que a la fecha ya se ha atribuido al menos un evento extremo, la mega-sequía que afecta al país y que se convierte en la más extensa y prolongada de su historia, incidiendo en el 72% del territorio nacional, lo que afecta a 16 millones de habitantes.

Esta condición tiene un efecto catastrófico en comunidades rurales más pobres, llegando incluso al extremo de ver amenazado su suministro de agua potable.

Otro efecto negativo inmediato es el aumento de los incendios forestales que cada año perjudican directamente a miles de personas, donde el ejemplo más dramático fue la temporada 2016-2017 donde 6 regiones del país fueron afectadas, dejando a más de 7 mil personas damnificadas y más de 1.600 viviendas destruidas.

Nuestro territorio está expuesto a riesgos asociados a los impactos del cambio climático, incrementado por las condiciones de vulnerabilidad que, unido a la insuficiente capacidad de respuesta, causa graves pérdidas y desastres, en un contexto social caracterizado por pobreza y desigualdad. Solamente en el caso de Chile,

el Consejo Nacional de Innovación para el Desarrollo determinó que el gasto anual asociado a las acciones de reconstrucción para mitigar los daños de los desastres de origen natural, tiene un costo promedio cercano a un 1,2% del PIB.  

Un tema adicional de creciente preocupación en el país y en directa relación con el cambio climático, son las llamadas zonas de sacrificio, donde 6 comunas concentran las 28 termoeléctricas a carbón que existen en Chile, son en estos lugares donde el Estado tiene una deuda pendiente. Dada la naturaleza social del problema, además de la económica y ambiental, se requiere de un esfuerzo comprensivo y amplio de políticas e instrumentos del Estado que permitan dar respuestas oportunas y de largo plazo.

Justamente el proyecto de Ley Marco de Cambio Climático busca llenar este vacío comprometiendo al conjunto del Estado al establecimiento de facultades y obligaciones para la acción climática, con la meta de neutralidad cero al 2050. Vale decir, lograr emisiones de dióxido de carbono iguales a cero a través del retiro de la atmósfera de la misma cantidad de gases de efecto invernadero.

Este proyecto hace posible disponer de instrumentos de gestión de largo, mediano y corto plazo, haciendo transversal el cambio climático en distintas políticas públicas. Además, aborda los desafíos de financiamiento ya que despliega un conjunto de opciones de instrumentos económicos.

Con esta iniciativa, Chile será el primer país en desarrollo que establezca por ley, el cumplimiento de la meta de carbono neutralidad. La Ley de Cambio Climático, que destaca el tema hídrico como eje fundamental, junto a una serie de programas y políticas que contribuyen al avance en el plano de

adaptación y mitigación del cambio climático, ayudará sin duda, a mejorar las condiciones de vida de la población más vulnerable de Chile.

Comenta

Imperdibles