Los meses que viviremos en peligro

Supporters of President Donald Trump attend pro-Trump marches, Saturday Nov. 14, 2020, in Washington. (AP Photo/Jacquelyn Martin)




Por Ian Bremmer, Presidente de Eurasia Group y GZero Media

Donald Trump todavía se niega a admitir que perdió las elecciones presidenciales, en línea con su estilo, pero no con el de la democracia estadounidense. Estados Unidos está a punto de entrar en unos meses sin precedentes de disfunción política a medida que avanza la transición presidencial. ¿Qué adversarios estadounidenses intentarán aprovechar el caos interno?

China no. Los líderes chinos son muy conscientes de que la agresividad contra China es una de las pocas cosas que une a los políticos en Washington en estos días, pero algunos políticos chinos albergan la esperanza de que Beijing pueda trabajar de manera más constructiva con el Presidente Joe Biden. Y aunque habrá áreas de colaboración en el futuro, siendo el cambio climático la principal entre ellas, eso no cambia el hecho de que la trayectoria general entre EE.UU. y China seguirá siendo negativa a medida que las dos superpotencias económicas continúen compitiendo en comercio y tecnología, incluso bajo una administración de Biden. Pero China es demasiado estratégica para revolver innecesariamente la olla tan pronto; por el momento, China se mantendrá firme.

También Rusia, que desempeñó un papel tan importante en las elecciones estadounidenses de 2016, pero que apenas ha tenido repercusión esta vez. Eso no es por accidente: estos últimos cuatro años le han enseñado a Rusia que tener un fanático genuino en la Oficina Oval no se traduce necesariamente en una política estadounidense favorable hacia el Kremlin. Eso significa que Moscú tenía aún menos incentivos para entrometerse esta vez; un factor en ello es que el Kremlin también está involucrado actualmente en diversos grados en Bielorrusia, Ucrania, Siria, Libia y una tregua negociada recientemente entre Armenia y Azerbaiyán, y lo último que Moscú debe hacer es molestar a una administración estadounidense entrante para obtener pocas ganancias concretas.

Luego está Irán. Aparte de los propios Estados Unidos, Irán era el que estaba más directamente en juego en el resultado de esta elección presidencial. También tenía una clara preferencia por un ganador, Joe Biden, considerando lo desesperada que está de lograr un alivio económico en estos días. No es garantía de que obtendrá ese alivio de una administración de Biden, ya que volver a ingresar al JCPOA sigue siendo una propuesta complicada para ambas partes en este momento, dados sus respectivos cálculos políticos en casa. Pero es mejor confiar que Teherán espera una relación más constructiva con Estados Unidos, por lo que no molestarán a EE.UU. en este momento.

Pero si bien hay algunos adversarios estadounidenses que esperan ver qué traerá la próxima administración, otros pueden verse tentados a probar suerte. Corea del Norte es uno de los principales candidatos: Pyongyang normalmente tiende a lanzar movimientos provocadores para mejorar su posición negociadora mientras todos están distraídos... incluyendo las elecciones estadounidenses. Después de cuatro años de promesas trumpistas y pocos logros concretos que mostrar, el líder norcoreano Kim Jong Un puede pensar que los próximos meses son el momento perfecto para mostrar su influencia, restablecer el campo de juego y recordarle a Washington que su país merece un primer lugar en la próxima agenda de política exterior de Estados Unidos. No se sorprenda si vemos una importante prueba de armas de algún tipo en Corea del Norte durante los próximos meses, especialmente si a Kim le preocupa que Biden no le brinde suficiente amor y atención.

Otro país que puede pensar que tiene poco tiempo que perder esperando una administración de Biden es Turquía. A medida que la economía del país continúa deteriorándose, lo que se destaca por la marginación de esta semana tanto del gobernador del Banco Central como del ministro de Finanzas, el Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha vuelto cada vez más agresivo en el extranjero, incluso en el Mediterráneo oriental y en el Cáucaso, por no hablar de la larga participación permanente en Siria y Libia. Todos estos movimientos y su potencial de propagación han desconcertado a la Unión Europea, para el deleite de Erdogan y la aparente indiferencia de Trump. Sin embargo, es mucho más probable que el Presidente Joe Biden se ponga del lado de Bruselas una vez en el cargo y adopte una línea más dura contra Turquía. Esa perspectiva puede hacer que Erdogan se sienta aún más desesperado y tolerante a los riesgos a corto plazo.

Los años de Donald Trump obligaron a muchos países a repensar sus enfoques tanto de Estados Unidos como del mundo; algunos manejaron el desafío mejor que otros. El amanecer de la era de Joe Biden también obligará a los países a adaptarse a una nueva realidad ... siempre que ellos (y EE. UU.) superen los próximos tres meses primero. Veamos cómo va.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.