Salvador Valdés

Salvador Valdés

Instituto Economía UC y Clapes UC

Opinión

¿Nace una nueva previsión?


La demanda social por reformar el sistema previsional sigue vigente, aunque hayan disminuido las marchas. Una propuesta de reforma consiste en crear nuevos seguros sociales, que ayuden a cubrir las consecuencias de iniciar una situación de dependencia severa por parte de personas mayores. El beneficio sería en dinero, vitalicio, contingente y adicional a la pensión de vejez. Ayudaría también a los hijos quienes, para proporcionar cuidado a sus padres dependientes, deben abandonar trabajos remunerados.

El grupo Mejores Pensiones para Chile, que convocamos en Clapes UC, propuso en 2017 iniciar ese nuevo seguro social con un componente “no contributivo” para quienes, al alcanzar la edad de jubilación, no han reunido recursos suficientes para adquirir un seguro de dependencia severa. De esta manera la comunidad estaría ayudando a personas vulnerables que inician una situación de dependencia severa, expresando solidaridad.

Ese componente sería superior a aquella medida del programa del actual gobierno, que postuló aumentar la Pensión Básica Solidaria (PBS) en función de la edad, independiente de la situación de dependencia de cada uno. En efecto, para las personas mayores hay dos estados básicos: haber iniciado dependencia o no haberla iniciado. La incidencia de la dependencia crece al aumentar la edad. Es solamente en este estado cuando la persona y su familia requiere muchos más recursos. Si no ha iniciado dependencia, la persona requiere recursos de similar monto que a los 70 años para mantener su nivel de vida, porque el mayor gasto en salud del no dependiente es compensado con menores gastos en otros ítems, por menor actividad y vigor. Por esto, aumentar la PBS por edad de modo igual a personas en ambos estados es menos eficiente que sumar a la PBS actual un seguro no contributivo, que suplemente con fuerza la PBS sólo a quienes inicien una dependencia severa, cualquiera sea la edad de inicio.
El monto del seguro anterior es insuficiente para la clase media. Ellos podrán autofinanciar un seguro “contributivo” de dependencia severa, destinando a ello una parte del saldo de su cuenta al jubilar, o una parte de su pensión. Les alcanzará si cotizan cuatro puntos más durante una vida laboral completa.
Sin embargo, las personas de clase media nacidas antes de 1980 no alcanzarán a cotizar lo suficiente para adquirir el seguro contributivo, sin reducir su pensión de vejez, que ya es baja. Si la comunidad les financiara parte del beneficio faltante, habría redistribución intergeneracional, pues el costo recaería de un modo u otro sobre todas las generaciones siguientes. Estimo que esta sería una decisión solidaria, pues la clase media receptora de esa redistribución accedió a peores salarios y empleos en sus primeros 20 años de vida laboral, que las generaciones subsiguientes de clase media.

Sin embargo, es posible que estas propuestas no vean la luz, porque la mayoría del Senado está aún en manos de senadores electos en 2013, integrantes de la coalición rechazada por el electorado en diciembre de 2017 y cuya prioridad está en otros temas, como el tipo de entidad que administraría las cotizaciones. Si los colegisladores no llegan a acuerdo sería una lástima.

#Tags


Seguir leyendo