Ricardo Hepp

Ricardo Hepp

El Representante del Lector acoge críticas y objeciones a los contenidos del diario. Escriba a lector@latercera.com

Opinión

Recorrido en trolebús

Foto. Agenciauno

En Valparaíso existen autobuses de tracción eléctrica, que toman la corriente de cables aéreos por medio de troles. De allí su denominación: trolebuses. Operan en el país desde 1952 y, actualmente, conforman la única red de trolebús que hay en Chile, que es la segunda más antigua de Sudamérica. Inicialmente fueron de propiedad estatal, y también circularon en Santiago, pero desde 1982 la empresa Trolebuses de Chile S.A. administra los trolebuses de Valparaíso.

Lo anterior a propósito de una carta del lector Andrés Falcone Alcalde, estudiante de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Él señala que en la edición del domingo 3 de junio, La Tercera publicó una nota “titulada ‘Arrestan a dos personas por robo de cables utilizados en trolleys de V Región’, que merece algunos comentarios. Este anglicismo es absolutamente innecesario, pues en español existe el término ‘trolebús’, de uso extendido. Además, el empleo de la expresión ‘V Región’ en el título y en la información, no corresponde: es mucho más claro y específico decir ‘Valparaíso’, que no es Petorca ni Los Andes (donde no circulan los trolebuses), y no afecta la economía de espacio del diario”.

Es correcto lo que señala el lector Falcone. Los trolebuses del puerto son parte del sistema de Transporte Metropolitano de Valparaíso. El Diccionario Panhispánico de Dudas (2010) indica que trolebús “es una adaptación gráfica de la voz francesa ‘trolleybus’, tomada, a su vez, del inglés ‘trolley bus’, que significa ‘ómnibus de tracción eléctrica, sin carriles’. Su plural es trolebuses”. Y cita un ejemplo ilustrativo: “los trolebuses (o troles) reciben su energía de una línea eléctrica y, aunque son similares a los antiguos tranvías, circulan sobre ruedas y no sobre rieles”.

Ahora, en cuanto a la denominación de la región, también tiene razón. El artículo 9° de la ley 21.074, promulgada el 2 de febrero de 2018, señala que las distintas regiones del país en que se divide el territorio nacional, se denominarán de la siguiente forma: “Región de Arica y Parinacota, Región de Tarapacá, Región de Antofagasta, Región de Atacama, Región de Coquimbo, Región de Valparaíso, Región Metropolitana de Santiago, Región del Libertador General Bernardo O’Higgins, Región del Maule, Región de Ñuble, Región del Biobío, Región de La Araucanía, Región de Los Ríos, Región de Los Lagos, Región de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo y Región de Magallanes y de la Antártica Chilena”.

Desaparecieron los números, que ya no eran seguidos, y que solo afectaban la identidad local.

Un postdoctorado

El lector Gonzalo Fuster escribe que “con frecuencia se menciona al postdoctorado como si se tratara de un grado académico superior al doctorado. En la entrevista titulada “Las sesudas investigaciones de Mariano Sigman”, leo “(…) se licenció como físico, luego estudió un doctorado en neurociencia en la Rockefeller University (Nueva York) y un posdoctorado en ciencias cognitivas en (…)”.

La observación del lector es correcta. Un postdoctorado es un tiempo dedicado a la investigación, que no conduce a un nuevo grado académico. El mismo lector sugiere escribir: “(…) y realizó un postdoctorado en ciencias cognitivas”.

Seguir leyendo