Recuperación de los recursos marinos y la pesca ilegal

pesca

La pesca ilegal, no declarada, certificada o fiscalizada es uno de los principales problemas que enfrenta el sector pesquero nacional, ya que agota las poblaciones de peces, destruye los hábitats marinos, perjudica injustamente a los pescadores que pescan solo su cuota y hace más vulnerables a las comunidades costeras.



El último informe de “Estado de situación de las principales pesquerías chilenas” de 2020 de la Subsecretaría de Pesca entregó muy buenas noticias para la pesca industrial. Exhibe un importante avance en recuperación y sostenibilidad de los recursos pesqueros del país, lo que es un verdadero seguro para el trabajo de miles de chilenos que laboran en barcos y fábricas del sector.

Los pescadores industriales de la zona centro sur trabajamos principalmente sobre cuatro recursos: jurel, sardina-anchoveta, langostinos y merluza común. En relación con el jurel, el reporte señala que el recurso está sano y el volumen de capturas es sostenible. Esta recuperación le permitió a la pesca industrial obtener la valiosa certificación internacional de sostenibilidad MSC (Marine Stewardship Council), lo mismo para el langostino que se encuentra en plena explotación.

Respecto de la Sardina Común -materia prima para producción de harina y aceite de pescado- el informe detalla que se encuentra en plena explotación, mostrando la biomasa una tendencia creciente. Esto es muy relevante para el sector artesanal que concentra casi el 80% de la cuota de este recurso a nivel nacional y que es vendido a la pesca industrial, con retornos para el mundo artesanal, sólo en esta parte del país, por casi US$80 millones anuales.

Sobre la Merluza Común, las noticias no son alentadoras. Este recurso se encuentra en Estado de Sobreexplotación y según se han expresado diversas instituciones, está gravemente afectada por pesca ilegal. Este delito es desarrollado por bandas organizadas que pescan fuera de las cuotas pesqueras autorizadas, dañan el precio que reciben los pescadores artesanales y ocasiona un deterioro feroz a los ecosistemas marinos. Afortunadamente la Fiscalía Nacional ya está investigando producto de acciones legales ingresadas por nuestro gremio, pequeños armadores artesanales y pymes extractivas.

La pesca ilegal, no declarada, certificada o fiscalizada es uno de los principales problemas que enfrenta el sector pesquero nacional, ya que agota las poblaciones de peces, destruye los hábitats marinos, perjudica injustamente a los pescadores que pescan solo su cuota y hace más vulnerables a las comunidades costeras.

Por ello, hemos sido enfáticos en señalar que las acciones legales que hemos presentado y a las cuales se han sumado más actores, son a favor del resguardo de los recursos pesqueros, de la protección de la sostenibilidad del mar y de los pescadores artesanales honestos que están a merced de las mafias que controlan este ilícito, que destruyen los precios y los empobrecen. Estas querellas no son en contra de la pesca artesanal, muy por el contrario, son contra de aquellos que no cumplen la ley, depredan el mar y no cuidan el futuro de los recursos pesqueros de todos los chilenos.

* La autora es presidenta de la Asociación de Industriales Pesqueros

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.