Súperciclo en beneficio de todos

Cobre anota nuevo récord y crecen las apuestas por nuevos aumentos



SEÑOR DIRECTOR

Los sindicalistas del cobre carecen de toda vergüenza y empatía al pedir que se les transfiera a ellos y sus representados, vía mayores bonos, el resultado del alto precio actual del cobre. Esos trabajadores no han hecho esfuerzo adicional alguno que sea vinculable al aumento de precio del mineral. Tampoco perdieron sus ingresos por la pandemia, ni les reducen su remuneración cuando el precio del cobre está en el otro lado del ciclo. Son empleados, no son socios.

Lo único justo es que el actual súperciclo del cobre -mientras dure, que estas situaciones agradables se acaban- beneficie a todos los chilenos, quienes sí somos los socios finales, por la vía que ninguna parte de su valor adicional generado sea destinado a bonos laborales.

Si se pagaran bonos extra, el efecto dispuesto por la ley será reducir la base imponible del impuesto a la renta de las respectivas empresas, o sea, harán menor aporte tributario. Prevenir el uso de la renta extraordinaria del cobre en bonos transferirá al Fisco más renta proveniente del cobre, y así éste contará con la mayor cantidad posible de recursos adicionales para financiar los programas de ayudas estatales a quienes sí han perdido sus ingresos, y también para destinar a ahorro e inversión públicos (ojalá bien focalizados), que disminuyan el peso de la mochila a futuras generaciones y ayuden a estimular (“jump-start”) la economía.

Patricio Silva Barroilhet

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.