Chile Vamos pide comunicar mejor reforma laboral para contrarrestar proyecto de 40 horas

Ofi

En el comité político, el oficialismo solicitó que se le ponga urgencia a la iniciativa sobre flexibilidad laboral del gobierno y que el Ministerio del Trabajo "focalice" mejor el tema. El Ejecutivo, en tanto, pidió al bloque ejercer presión a la centroizquierda para aprobar ley antiterrorista, migraciones y sala cuna universal.


Preocupación. Eso transmitieron hoy, durante el comité político ampliado, los principales dirigentes de Chile Vamos a raíz de la última encuesta Cadem, que arrojó que un 74% está de acuerdo con el proyecto de ley -promovido por el Partido Comunista- que busca reducir la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales.

La inquietud del bloque, según presentes, radicó en que la iniciativa opositora -que fue aprobada en general en la Comisión de Trabajo de la Cámara- está alcanzado elevados niveles de respaldo ciudadano en desmedro de la reforma laboral del gobierno, específicamente el proyecto sobre flexibilidad laboral que se encuentra en el Senado.

En ese sentido, la primera en plantear la materia fue la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien advirtió que el proyecto del Ejecutivo no se está dando a conocer a la ciudadanía, no se está comunicando bien y que, por lo mismo, la centroizquierda está ganando terreno con su iniciativa. Así, la senadora pidió que se hiciera un despliegue comunicacional más potente en terreno con el objetivo de relevar el mensaje del Ejecutivo, una apuesta similar -dicen en el bloque- a lo que se hizo con el proyecto de Admisión Justa en educación, que alcanzó alto respaldo en la opinión pública.

En la reunión, además, el bloque advirtió que el Ministerio del Trabajo -cartera liderada por Nicolás Monckeberg- estaba abarcando "muchos temas a la vez", sin tener un foco claro; por ejemplo, mencionaron que durante la semana pasada abordaron, además del tema del proyecto de las 40 horas, la iniciativa de sala cuna universal, entre otros.

El gobierno, en tanto, de acuerdo a los presentes, explicó que -según las mediciones que ellos manejan- la iniciativa del Ejecutivo concita más apoyo en cuanto a que las personas apoyan la flexibilidad horaria. Eso sí, reconocieron que hay que "comunicar mejor" que el proyecto también implica una reducción de horas de trabajo y que es más "completo".

"El proyecto que está impulsando el PC es popular porque ha sido noticia y a cualquier persona que tú le preguntes si quiere trabajar menos, te va a decir que sí. Lo que pasa es que cuando tú les preguntas: 'Quiere trabajar menos, pero, además, con flexibilidad horaria', la gente te dice 'de todas maneras', porque así puedes acomodar tu trabajo a tu realidad, y le soluciona el problema a muchas mujeres y jóvenes. Eso no se ha comunicado", señaló Van Rysselberghe. Y añadió: "Hay que hacer un despliegue territorial (...). Lo que hay que hacer es que, en las regiones, las pymes sepan qué es lo que se está haciendo, porque el proyecto del PC lo que hace es generarle una carga muy importante y muchas veces difícil de soportar a las pequeñas empresas".

De todas formas, la líder gremialista no apuntó sus dardos al ministro Monckeberg, sino que señaló que es responsabilidad "de todos" cuando no se comunica bien.

El presidente de RN, Mario Desbordes, en tanto, dijo que "lo que el Ejecutivo debe hacer es poner urgencia al proyecto del gobierno y empezar a discutir en paralelo ambos proyectos. Y lo otro es pedir a quienes plantean este proyecto de las 40 horas, que me parece súper legítimo, que analicemos cuál es el impacto que tiene sobre las pymes un proyecto de este tipo, porque no es lo mismo el proyecto del Ejecutivo, que incorpora flexibilidad horaria, por ejemplo, con el proyecto que simplemente rebaja la jornada".

La ministra de la Segegob, Cecilia Pérez, respecto al alto respaldo ciudadano de la iniciativa de la oposición, indicó que "creemos que nuestro proyecto es mucho más completo y, por lo tanto, le vamos a dar la urgencia que sea necesaria para que se pueda discutir y aprobar". Y recalcó que "lo vamos a visibilizar cuando se puedan discutir ambos proyectos".

Con todo, La Moneda y los parlamentarios oficialistas están analizando cuál es la estrategia que implementarán. Y se evalúa, por ejemplo, acelerar su tramitación poniéndole urgencia y que el titular de Trabajo exponga los detalles de la iniciativa en la comisión.

Presión por ley antiterrorista y defensa a Chadwick

Durante el comité político ampliado, además, se abordó la agenda legislativa de esta semana para el gobierno. En la instancia, según presentes, los ministros pidieron presionar públicamente a la oposición a través de emplazamientos para que aprueben tres reformas relevantes para el Ejecutivo que se votan esta semana: migraciones, sala cuna universal y ley antiterrorista.

Sobre esta última, de hecho, tras el comité político la vocera de gobierno y los dirigentes del bloque salieron a emplazar a la centroizquierda. "No es posible tener ningún pero para aprobarla", aseguró Pérez, añadiendo que cuando se envió un artefacto explosivo en contra del expresidente de Codelco Óscar Landerrechte hubo una condena transversal de todos los sectores políticos, lo que, a su juicio, no se ha visto en el caso de la explosión en la comisaría de Carabineros en Huechuraba y tras la encomienda enviada al exministro Rodrigo Hinzpeter.

De igual manera, en medio de las críticas opositoras la coalición salió en bloque a respaldar los dichos del ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien el domingo -en entrevista con La Tercera- dijo que hay organizaciones terroristas que reciben apoyo del exterior. "El ministro Andrés Chadwick es un ministro muy responsable, y el país lo sabe", manifestó la vocera.

Desbordes agregó que "esta crítica a la entrevista del ministro lo único que hace es desviar la atención respecto de aquellos que no tienen voluntad de darles a la fiscalía y a las policías las herramientas para que investiguen", mientras que la presidenta de la UDI afirmó que "sí se sabe que son personas que son extranjeros, algunos europeos y otros latinoamericanos, que están insertos dentro de los actos de violencia que, por lo menos, ocurren en el sur".

Comenta