Chile subirá 59 puestos y quedará 42° en el ranking de países con mayor participación femenina en el Parlamento

PARLAMENTO.jpg

Con el resultado de las últimas elecciones y tras la aplicación de las cuotas de género, en marzo la representatividad de mujeres en la Cámara de Diputados avanzará de 23,5% a 35,5%, de acuerdo al análisis que realizó ComunidadMujer. Es un avance, destacan en el organismo, que además estima que se debe seguir perfeccionando el modelo para posicionar más correctamente a las políticas.




La presencia de mujeres en el Congreso Nacional aumentará considerablemente a contar de marzo. Eso, luego de que en las últimas elecciones -las segundas en las que se aplica la cuota de género- resultaran en la elección de 61 candidatas que, incluidos los nombres que se mantienen, dejarán 55 escaños femeninos en la Cámara de Diputados y otros 12 en el Senado.

En detalle, durante el próximo período legislativo la Cámara Baja tendrá una participación femenina del 35,5%, considerando los 155 cupos parlamentarios, es decir, 12,9 puntos porcentuales más que la obtenida tras las elecciones de 2017. En la Cámara Alta los cambios fueron menos significativos y anotaron solo medio punto, dejando el estamento formado en un 24% por senadoras.

De hecho, con estos cambios, y considerando a las diputadas, Chile ascenderá desde el puesto 101° hasta el 42° (de un total de 192) en el ranking de Inter Parliamentary Union, que mide la presencia de mujeres en el Parlamento, lo que significa un avance de 59 lugares.

RankingPaísPorcentaje de mujeres en el Parlamento
1Rwanda61,3%
2Cuba53,4%
3Nicaragua50,6%
4México50%
5Emiratos Árabes Unidos50%
6Nueva Zelandia49,2%
7Islandia47,6%
8Suecia47%
9Granada46,7%
10Andorra46,4%
11Sudáfrica46,4%
12Bolivia46,2%
13Finlandia46%
14Costa Rica45,6%
15Noruega45%
16Namibia44,2%
17España43,4%
18Senegal43%
19Etiopía42,6%
20Argentina42,4%
21Mozambique42,4%
22Bélgica42%
23Suiza42%
24Austria40,4%
25Bielorrusia40%
26Macedonia del Norte40%
27Perú40%
28Portugal40%
29Dinamarca39,7%
30Moldavia39,6%
31Francia39,5%
32Ecuador39,4%
33Países Bajos39,3%
34Serbia39,2%
35Cabo Verde38,9
36Timor Oriental38,5%
37Burundi38,2%
38Tanzania36,9%
39Albania35,7%
40Guyana35,7%
41Italia35,7%
<b>*42*</b><b>Chile</b><b>35,5%</b>
43Luxemburgo35%
44Alemania34,9%
45Dominica34,4%
46Reino Unido34.3%
47Camerún33,9%
48Uganda33,8%
49Armenia33,6%
50Mónaco33,3%

El análisis fue realizado por ComunidadMujer, que midió el impacto de la Ley 20.840, que en 2015 modificó el sistema electoral y estableció una cuota de género en las candidaduras para empujar una conformación más paritaria del Congreso Nacional. La normativa dispone que, hasta las elecciones de 2029, los partidos políticos deben tener un máximo del 60% de representación de cada sexo, “lo que, en la práctica, funciona como una cuota femenina del 40% del total de candidaturas de cada conglomerado político a nivel nacional. Además, se diseñaron incentivos económicos por cada candidata electa (500 UF), con el fin de que los partidos presenten a las mujeres en posiciones competitivas y con opciones de ganar”, sintetiza el estudio.

Estos cambios tienen un sustento. Según el análisis que recoge la organización, del total de 4.029 parlamentarios que hasta 2020 habían sido parte del Congreso Nacional -desde sus orígenes, en 1811-, solo el 2,7% (es decir, 108) han sido mujeres.

“En el sistema político chileno ha abundado por muchos años una mirada machista, donde las directivas y los partidos políticos han sido bastante resistentes a abrirles las puertas a las mujeres para que tomen cargos de poder”, detalla Alejandra Sepúlveda, presidenta ejecutiva de ComunidadMujer

En los comicios de noviembre de 2021, la proporción de mujeres que postularon a cargos de elección popular aumentó. Comparado al proceso de 2017, en la Cámara de Diputados se pasó de 395 candidatas a 561, es decir, del 41,1% al 44,7%, respectivamente. En el Senado, la presencia de mujeres en las listas pasó de 53 a 83, en una distribución que, en términos de género, creció del 40,2% al 48%.

Julieta Suárez, profesora asociada de ciencia política en la Universidad Católica y coordinadora de la Red de Politólogas #NoSinMujeres, detalla que esto replica lo ocurrido en mayo, en las elecciones para convencionales constituyentes: “Este 40% termina actuando como piso y no como techo. El primer motivo es la paridad, pero menos de seis meses antes habíamos tenido las elecciones para convencionales constituyentes, donde hubo un 50% de candidaturas en todas las listas, en todos los distritos. En ese sentido, se mejoró mucho la entrada de las mujeres”, comenta.

Candidatas por distrito

Algo distintivo de la última elección es que los conglomerados políticos pusieron a más mujeres como cabeza de lista, “sin que la ley lo exigiera. Esta dimensión es relevante, ya que una candidatura ubicada en los primeros puestos es más susceptible a ser elegida”, precisa ComunidadMujer.

Así, mientras en 2017 solo el 23,5% de quienes encabezaron una lista de candidaturas fueron mujeres (42), en 2021 la proporción creció a 38,4, es decir, 93 candidatas, en el caso de la Cámara Baja. En el caso de las postulantes al Senado, en tanto, la presencia de mujeres encabezando listas se cuadruplicó, al avanzar desde 10,5% (cuatro candidatas) a un total de 43,3% (26 candidatas).

“Estos resultados indicarían que tanto a nivel de partidos políticos como de sus alianzas, hubo una decisión por entregarles mayor protagonismo a las mujeres en estas elecciones, más allá de lo que establece la ley”, precisa el estudio.

La norma estipula que la cuota de género debe cumplirse a nivel nacional y no por cada distrito o circunscripción, lo cual da una diversa distribución de los cupos.

Así, en noviembre pasado, cuatro distritos tuvieron un mayor porcentaje de mujeres candidatas, destacando Tarapacá (52,4%), Antofagasta (52%), Los Ríos (54,3) y el distrito 12 de la Región Metropolitana (57,7%). En tanto, el distrito 25, en la Región de Los Lagos, tuvo 50% de candidatos de ambos sexos.

A la inversa, hubo cinco distritos donde la proporción de candidatas fue inferior al límite de la cuota: el 1 de la Región de Arica y Parinacota; el 15 de la Región de O’Higgins; el 21 de la Región del Biobío, el 23 de La Araucanía y el 26 de Los Lagos.

Mientras, proporcionalmente, la circunscripción senatorial que más mujeres llevó a la papeleta fue la Región de Los Ríos, con 60% (nueve candidatas), seguida de la Metropolitana, con 55,6% (25 postulantes).

En tanto, las listas donde predominaron las candidatas a la Cámara Baja fueron las de Apruebo Dignidad, con 92 postulantes (52%), y el Partido de Trabajadores Revolucionarios, con 22 (51,2%). En el Senado, solo Unión Patriótica superó la media, con tres mujeres entre cinco candidatos, mientras otras cinco tuvieron paridad: el Partido de la Gente, Partido de Trabajadores Revolucionarios, Frente Social Cristiano, Independientes Unidos y candidaturas independientes. Asimismo, Chile Podemos + fue la lista que más mujeres llevó (17).

Otro ámbito a destacar es el financiamiento de las campañas, donde sigue habiendo diferencia entre hombres y mujeres. Las postulantes a diputadas recolectaron el 34,6% de los aportes, y en el caso de senadoras el 37,8%, pese a que, en ambos casos, constituyeron casi la mitad de las candidaturas.

“Las mujeres, en general, tienen un acceso mucho más bajo a los créditos en el sistema financiero. Están menos dispuestas muchas veces a endeudarse a niveles muy altos, porque tienen que sopesar sus responsabilidades familiares. Por otro lado, las personas que pueden donar, que hasta cierto monto es anónimo, pero después tiene que ser publicado, eligen en mayor cantidad a los candidatos hombres”, agrega Sepúlveda.

Avances

Así, con la aplicación de las cuotas de género en las últimas elecciones, la representación femenina en la Cámara de Diputados pasó de 22,6% alcanzado en los comicios de 2017 a 35,5%. En la Cámara Alta, en tanto, la presencia de senadores aumentó apenas de 23,5% a 24%.

Cuatro distritos obtuvieron mayoría de mujeres electas: el 10 y 12 de la Región Metropolitana (62,5% y 71,4%, respectivamente), el 15 de O´Higgins (60%) y el 21 de Biobío (80%).

Priscila González, analista política y docente de la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad Estatal de O`Higgins, apunta el caso del distrito 12, donde hubo mayoría de candidatas y de electas.

“Es un distrito bien particular, porque en él estuvo compitiendo Pamela Jiles, quien ha tenido una figuración mediática muy importante en un distrito muy grande, con alta cantidad de electores, además ella es capaz de arrastrar a dos candidatos más. Por otro lado, en este distrito estuvo otra diputada muy popular, que es Camila Vallejo. Si bien no se presentó para estas elecciones, fortaleció un trabajo territorial junto con la candidata que el Partido Comunista propuso, Daniela Serrano”.

En distritos como el 6 (Valparaíso) y el 18 (Maule) hubo paridad de resultados. En otros no resultó electa ninguna mujer, como en el distrito 1 de Arica y Parinacota, y en el 26, que se emplaza en Los Lagos.

Además, en términos de las listas, la participación de mujeres destaca en Apruebo Dignidad, con 25 electas (67,6%), siendo la que más mujeres lleva a la Cámara Baja. En segundo lugar está Chile Podemos +, que eligió 14 mujeres, pero eso solo representa el 26,4% del total de su lista.

En relación con los partidos, el que más diputadas obtuvo fue Renovación Nacional, con 10 escaños, al igual que en 2017. Lo sigue el Partido Comunista (9), que aumentó en seis sus cupos.

“Ambos, tanto RN como el PC, han propiciado durante el último tiempo un trabajo que es más bien territorial y un semillero de mujeres que han estado trabajando desde el interior de los partidos, y en particular el vínculo más importante es el de las concejalías. Gran parte de las mujeres que han sido electas como diputadas han tenido un vínculo territorial como concejalas de las comunas de donde provienen”, explica González, quien además es magíster en estudios de género y cultura.

En la Cámara Alta, en tanto, no hay ninguna lista que destaque por elegir mujeres.

Y a pesar de los avances en paridad de género, sigue habiendo una diferencia importante. En cifras más precisas, entre los 695 candidatos hombres que compitieron para llegar a la Cámara Baja, un 14,4% (100) fue electo, mientras que de las 561 aspirantes, solo el 9,8% (55) obtuvo la victoria.

En el Senado, en tanto, de 90 candidatos hombres el 23,3% fue electo (23). Y entre las 83 aspirantes, en tanto, solo el 7,3% (seis postulantes) llegará a la Cámara Alta.

“Las candidaturas al Senado son mucho más complicadas, en el sentido de que requieren mayores recursos, son más caras, necesitan un compromiso mayor por parte de los partidos políticos, pero estos no se han preocupado. Cuando el Servel hace las evaluaciones del gasto, se ve lo mal que se portan los partidos en capacitación de mujeres y en formación de cuadros femeninos. Hay una responsabilidad que es de los propios partidos políticos de no preparar y no apostar en las figuras femeninas, las ponen para rellenar la lista”, dice Marcela Hernando, diputada Partido Radical y miembro de la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara Baja.

En el diagnóstico coincide la diputada independiente, Erika Olivera, quien manifiesta que “tiene que ver el trabajo que realizan los partidos, los que efectivamente son los que abren los espacios a las mujeres”.

Sepúlveda, de ComunidadMujer, explica que los motivos tienen que ver con la forma en que están hechas las cuotas de género: “Creo que las reglas del juego todavía no logran resolver todas las inequidades necesarias para dar más oportunidades a las mujeres. En ese sentido, que el mecanismo de cuotas sea a nivel nacional hace que en los resultados viéramos que hay circunscripciones donde simplemente no hay mujeres”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.