Clase política e instituciones no se libran de castigo ciudadano

Imagen CUENTA PUBLICA870

Todos los personajes políticos medidos en la CEP anotaron caídas importantes, mientras que la identificación con los partidos retrocedió 5 puntos y la confianza en ellos llegó a 2%.




Si alguien apostó en capitalizar el descontento ciudadano tras el estallido del 18 de octubre, los resultados de la encuesta CEP representan un duro desengaño. Según el sondeo, la desafección y la desconfianza con la clase política y diversas instituciones no solo son generalizadas, sino que se acrecentaron en niveles estadísticamente significativos desde la medición de mayo de 2019.

En su tradicional evaluación de personajes políticos, el estudio exhibe que ninguno escapa del castigo ciudadano y todos anotan importantes caídas en sus valoraciones (ver gráficos). De hecho, mientras en mayo de 2019 un total de 13 figuras políticas superaban un 30% de apreciación positiva, hoy solo uno marca más que esa cifra.

El mayor golpe lo anotó la ministra de Educación, Marcela Cubillos, al retroceder 28 puntos porcentuales, a un 8%, y pasar del cuarto lugar en el ranking en mayo 2019 al lugar número 27.

Las siguientes caídas más drásticas correspondieron al Presidente Sebastián Piñera (-22), la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei (-21), y su par de Las Condes, Joaquín Lavín (-19), quien pese a este descenso logró mantenerse en el primer lugar de los personajes mejor evaluados, con un 37%, y ser el único en que su apreciación positiva supera a su valoración negativa.

En la oposición, las figuras que anotaron mayores descensos fueron el diputado RD Giorgio Jackson (-17), el senador PPD Ricardo Lagos Weber (-17), su par socialista José Miguel Insulza (-15) y la expresidenta Michelle Bachelet (-13).

El fuerte retroceso de varios personajes recompuso también los 10 primeros lugares del ranking: si en la medición de mayo lo componían cinco figuras del oficialismo y cinco de oposición, hoy está integrado por solo tres representantes de Chile Vamos y siete personajes de centroizquierda, entre ellos el frenteamplista y alcalde de Valparaíso Jorge Sharp, quien pese a haber bajado siete puntos, se ubicó en el segundo lugar.

Desconfianza en los partidos

El descrédito de la clase política también se vio reflejado en la caída en la identificación de los encuestados con partidos. De acuerdo al sondeo, solo un 14% declaró sentirse identificado o tener "simpatía" con alguna de las colectividades políticas, lo que representa un retroceso de cinco puntos porcentuales respecto de la última medición, de mayo de 2019.

Asimismo, según la encuesta, la confianza de las personas en los partidos políticos se ubicó un 2%, lo que representa una caída de cuatro puntos respecto de una medición efectuada en abril-mayo de 2017.

La confianza en el Congreso también mostró una variación similar, al retroceder en el mismo periodo desde un 6% a un actual 3%. Mientras que la confianza depositada en el gobierno exhibió una caída de nueve puntos a un 5%.

Instituciones a la baja

Con todo, el estudio del CEP revela que los partidos políticos no son las únicas instituciones golpeadas desde la medición de esta serie efectuada en abril-mayo de 2017. Según el sondeo, la confianza en todas ellas (excepto los sindicatos, que solo bajaron un punto porcentual) registró mermas estadísticamente significativas.

Las mayores caídas las registraron las fuerzas de orden, que en 2017 figuraban como las más valoradas: Carabineros pasó de un 37% a un 17%; las Fuerzas Armadas de un 40% a 24% y la PDI desde un 37% a 25%.

Los tribunales de justicia, el Ministerio Público, las iglesias, las municipalidades y los medios de comunicación tampoco escaparon de la sanción ciudadana. Con todo, entre las entidades más valoradas se encuentran las radios (con un 29%, pese a haber bajado ocho puntos) y las redes sociales (28%), que fueron medidas por primera vez en la serie.

"El cuestionamiento de las instituciones no es gran sorpresa, pues es un fenómeno que se arrastra desde hace tiempo, pero el desplome de todas es preocupante. Y la caída de todos los políticos es una señal de la desazón con la falta de acuerdos y diálogo que la gente prefiere. Pero hay que valorar el aprecio a la democracia como sistema de gobierno. No hay otra modalidad para responder a las demandas ciudadanas que la búsqueda de acuerdos", dijo ante los resultados el presidente del PPD, Heraldo Muñoz.

En efecto, pese al descrédito de la clase política, la encuesta CEP mostró una alta valoración de la ciudadanía con la democracia como sistema político, llegando a un 64%, quienes señalaron que es "preferible a cualquier otra forma de gobierno", lo que representa un aumento de 12 puntos desde una medición efectuada en abril-mayo de 2017. En contraste, quienes señalaron que "en algunas circunstancias un gobierno autoritario puede ser preferible a uno democrático" bajaron desde un 19% a un 11%.

Además, el sondeo arrojó que un 78% de los encuestados prefiere a "líderes políticos que privilegien los acuerdos".

"Nadie puede sacar cuentas alegres. Y hay que seguir insistiendo en acuerdos. Es lo que nos están diciendo: pónganse de acuerdo", dijo el diputado DC Matías Walker.

Comenta