Cómo se perfila la elección senatorial de O’Higgins y la nueva región de Ñuble

Con figuras emblemáticas en los distintos sectores políticos, la competencia que se decidirá en noviembre cuenta con pronósticos más claros para la centroizquierda que para Chile Podemos Más, donde sus cartas disputarán voto a voto por uno de los cupos que tendrán en cada zona.




Hace solo cuatro años, en septiembre de 2017, nacía la Región de Ñuble, cuyo territorio se separó de Biobío después de varios años en que los ñublecinos buscaban su autonomía. Ese proceso terminará de consolidarse en noviembre, cuando por primera vez escoja a sus propios senadores, en una contienda en que la oposición tiene un panorama bastante más claro que la centroderecha que –dicen en el sector– arriesga incluso perder su representación en la zona.

Otra de las batallas senatoriales de fin de año estará en la Región de O’Higgins, zona en que la UDI lleva a dos cartas potentes y, por ahora, parecen estar en empate técnico. En cambio, menos dudas existen en las listas de Apruebo Dignidad y Nuevo Pacto Social, donde confían en elegir a dos de sus candidatos.

Aquí el detalle de las competencias en que, además, parlamentarios históricos debieron dejar sus cupos por la ley que limita la reelección.

O’Higgins: pelea voto a voto en la derecha

Por apenas un punto y medio, el diputado UDI Ramón Barros superaría al presidente de su partido, Javier Macaya, en la elección senatorial de la Región de O’Higgins. Así lo graficaría una encuesta que comentan dirigentes de la zona y cuyos resultados se conocieron hace pocos días, revelando el empate técnico entre las dos cartas que el gremialismo puso a competir en esa región.

De acuerdo a distintas fuentes, hace solo algunos meses, Macaya corría con ventaja; pero su cargo como presidente de partido le estaría pasando la cuenta, aumentando su rechazo y entregándole espacio de crecimiento a su compañero de partido en desmedro de sus propias aspiraciones.

Además, Barros cuenta a su favor con el respaldo del exalcalde de Rancagua Eduardo Soto –quien obtuvo casi el 80% de los votos en su última elección– y, en privado, de dirigentes locales de RN y Evópoli. Por su parte, Macaya destaca por ser “una cara más nueva en política” y cuenta con mayor estructura para el despliegue de su campaña.

En todo caso, dirigentes de todos los sectores políticos apuntan que ambos son cartas muy competitivas y “se necesitan mutuamente”: uno no sale sin los votos que el otro le pueda aportar, explican. Asimismo, la fortaleza de ambos le permitiría a Chile Podemos Más quedarse con uno de los tres escaños que se eligen en noviembre.

Aquí la competencia entre dos UDI se generó tras las negociaciones que tuvieron los partidos de la coalición para armar el puzle parlamentario. En esas conversaciones, RN optó por dos mujeres con menores posibilidades electorales; se trata de la diputada Virginia Troncoso, quien fue electa en 2017 gracias a la alta votación de Barros –quien la “arrastró”–, renunció a la UDI tras el primer retiro de fondos previsionales y recibió el apoyo de RN para competir en la senatorial. Junto a ella va Macarena Matas, nieta del fallecido conductor de televisión Raúl Matas, y a quien describen como una “soldado de RN” en la zona.

En la centroizquierda, en tanto, el Partido Socialista apuesta a que el espacio que deja su senador Juan Pablo Letelier -quien está afectado por el límite a la reelección- sea capitalizado por el diputado de la zona Juan Luis Castro, quien buscará dar el salto a la Cámara Alta.

En la colectividad aseguran que las encuestas que tuvieron a la vista antes de la inscripción de las listas parlamentarias daban buenas perspectivas para el legislador. Y si bien Letelier y Castro siempre estuvieron enfrentados en la región, el actual senador entregó su respaldo a su correligionario.

El apoyo de Letelier es significativo puesto que tiene una importante ascendencia en la zona; de hecho, fue elegido como primera mayoría en la parlamentaria de 2013 con 156.230 votos, lo que representa el 46% del total de sufragios válidamente emitidos.

Castro, además, apuesta a que sus compañeros de lista Marcia Barrera (DC) y el exministro de Justicia José Antonio Gómez (PR), quien se fue a vivir a Rancagua, le sumen apoyos. Con todo, desde el radicalismo sostienen que su carta también tendría posibilidades de entrar a la Cámara Alta, aunque un doblaje se prevé complejo.

Por el lado de Apruebo Dignidad, la apuesta fuerte es la actual diputada, quien ya cumplió su quinto periodo en la Cámara Baja, Alejandra Sepúlveda (FRVS). La parlamentaria busca lograr ahora un escaño en el Senado, objetivo que –dicen distintas fuentes– podría conseguir incluso con la primera mayoría regional. Para ello, la legisladora apostará a reforzar algunos atributos: ser una de las pocas mujeres de centroizquierda en la papeleta y haber jugado un rol importante en los retiros de fondos previsionales. En esta aventura, va acompañada en la lista por Mónica Gómez (PC) y Pablo Dintrans (FRVS).

Más allá de los cálculos de cada pacto, en la centroizquierda en general reconocen que lo más probable es que Nuevo Pacto Social logre un escaño y otro se lo lleve Apruebo Dignidad.

Ñuble: Dura competencia en la derecha y los apoyos de Carvajal que complican a Sabag

Un escenario incierto es el que enfrenta Chile Podemos Más en la senatorial de Ñuble. Si bien la coalición cuenta con dos cartas fuertes, algunos dirigentes de la zona creen que la potencia electoral del diputado DC Jorge Sabag podría dejarlos sin uno de los dos escaños que elegirá la nueva región.

Al igual que en O’Higgins, en esta zona la competencia enfrenta a dos UDI: la senadora y expresidenta del partido Jacqueline van Rysselberghe y el diputado Gustavo Sanhueza, en cuya lista va también Victoria Ortiz (PRI), figura con escasas posibilidades de resultar electa.

La tensión entre la senadora y el diputado se reflejó antes de sus nominaciones y se ha mantenido en la campaña y les ha llevado a enfrentarse en varias ocasiones, por lo que dicen que ha sido una contienda “poco amigable”.

Es por ello que, de acuerdo a otras versiones, no existe tal riesgo de doblaje, pues la “competencia dura” contribuye a motivar a los electores para que vayan a votar. Y en esa disputa, dirigentes locales aseguran que Van Rysselberghe corre con algo de ventaja, pues un reciente sondeo la mostraría cuatro puntos arriba del diputado.

De todos modos, el resultado será “peleado” y podría terminar con Sanhueza como triunfador, pues, como comentan en su entorno, ha destacado su localía –es nacido y criado en la zona y ha sido concejal de Chillán y consejero regional–, mientras que a su contendora se le achaca no haber respaldado la creación de la región y tiene un alto porcentaje de rechazo tras haber liderado el partido.

En contraste, cercanos a la senadora mencionan entre sus atributos justamente su “perfil más duro”, algo que –precisan– ya fue respaldado por el electorado de derecha al elegir como convencionales a los UDI Martín Arrau y Margarita Letelier, quienes son cercanos al presidenciable del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast, y están apoyando a Van Rysselberghe en esta disputa.

Pese a los temores de algunos en la derecha, en Nuevo Pacto Social aseguran que es complejo que la dupla de Jorge Sabag (DC) y Loreto Carvajal (PPD) logre un doblaje.

En la Democracia Cristiana, si bien afirman que una de sus principales apuestas es el actual diputado por la zona, admiten que dos factores podrían mermar la cantidad de votos que obtenga en los comicios. Por un lado, por los apoyos que ha recibido la senadora -quien llegó a la Cámara Alta el año pasado, al reemplazar al ahora constituyente de su partido Felipe Harboe- de parte de Revolución Democrática, los que han contribuido en su posicionamiento. Y, por otro, el hecho de que la estrategia de Sanhueza de diferenciarse del estilo más “duro” de Van Rysselberge pueda arrastrar parte del voto “moderado” que históricamente ha respaldado a Sabag.

Con todo, el parlamentario democratacristiano obtuvo la primera mayoría en 2018, con 28.995. En esa oportunidad, el legislador superó por más de 10 mil votos tanto a Sanhueza como a Carvajal. Fuentes de la región, de hecho, aseguran que el parlamentario corre como “favorito”.

En esta zona, a diferencia de otras, la ex Concertación no tiene una competencia fuerte por la izquierda. Apruebo Dignidad inscribió solo a la comunista Cecilia Palacios, quien, según distintas fuentes, no tendría mayores posibilidades de lograr un escaño en la Cámara Alta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.