Control de identidad: proyecto permitirá pedir identificación a los menores, pero no registrarlos

AgenciaUno (imagen referencial)

AgenciaUno (imagen referencial)

El gobierno presentará hoy la iniciativa que entrega más facultades a policías en los controles de identidad. Fiscalización solo permitirá inspección "superficial" de vestimentas a adultos.




Fueron dos semanas de un debate público respecto de uno de los proyectos de ley que el gobierno anunció como uno de sus "caballos de batalla": el control de identidad preventivo a menores de entre 14 y 18 años. Y ayer, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, ratificó lo prometido, pues hoy ingresará al Congreso la iniciativa que busca que Carabineros y PDI puedan pedir la identificación de adolescentes, sin tener indicios de que estos se apresten a cometer un delito.

La iniciativa, que según Chadwick también consideró las opiniones entregadas por expertos y críticos, busca complementar los dos artículos que regulan el control de identidad. El primero, el artículo 85 del Código Procesal Penal, el que solo permite el control de identidad cuando se tienen indicios de que el sospechoso se apresta a cometer un delito; y el artículo N° 12 de la Ley 20.931, el cual permite el control preventivo a mayores de 18 años, sin la posibilidad de registrarlos.

En ambas normas el gobierno propuso cambios, enfocados principalmente en dar mayor atribución de control a las policías y de prevenir delitos de robos, principalmente portonazos.

En cuanto al control de identidad preventivo, el cual fue promulgado y propuesto por el gobierno de Michelle Bachelet en 2016, el mayor cambio es que los menores de edad también podrán ser objeto de esta fiscalización. Sin embargo, la propuesta del Ejecutivo advierte que "se dispone que el control respecto de adolescentes se ejerza con pleno respeto a la Convención sobre los Derechos del Niño y a los demás tratados internacionales referidos a la materia, tomando en cuenta la edad del menor y protegiéndolos de cualquier discriminación o abuso".

El proyecto, además, no contempla el registro de vestimentas ni pertenencias a los menores de edad, situación que no será extensa a los mayores de 18 años. La iniciativa busca que las policías puedan revisar a la persona controlada preventivamente.

"Permite el registro superficial de vestimentas solo para mayores de edad y por funcionarios del mismo sexo, excepcionalmente y con el único fin de precaver que se porte algún arma, dispositivo u objeto que ponga en peligro la seguridad del funcionario policial o terceros".

Además, el proyecto establece que se permita "solicitar la apertura de equipaje de la persona controlada para su inspección ocular, debiendo informarse las razones del registro y grabarse su realización, en cuanto fuera posible".

Para el artículo 85 del Código Procesal Penal, más conocido como "el control de identidad investigativo", también habrá cambios.

El proyecto propone que se permita al funcionario policial hacer un control de identidad si es que una persona conduce un vehículo sin sus placas patentes o con estas intervenidas u ocultas, impidiendo su correcta identificación, o con objetos o dispositivos que impidan la visibilidad hacia el interior del vehículo.

"Se incorpora también el caso en que los funcionarios policiales estimen que una persona intenta evadir o huir del control policial. Además, con el objeto de facilitar la verificación de identidad en términos similares al control preventivo, se permite la identificación por medios tecnológicos", establece la minuta de la indicación legal.

El ministro del Interior manifestó que esta propuesta, que dice relación con el control a vehículos con patentes adulteradas, está enfocada en la prevención de delitos violentos, especialmente en la realización de portonazos. "Se incorporan al control de identidad preventivo a personas mayores de 14 y menores de 18 años, teniendo en consideración el preocupante aumento de adolescentes en la participación de delitos de alta connotación pública", indicó ayer Chadwick.

La propuesta también establece que los procedimientos de control de identidad deberán durar como máximo 30 minutos. Hoy, la legislación establece que estas diligencias se pueden extender hasta en una hora.

El proyecto contempla, además, cambios a Ley de Tránsito, facultando a Carabineros que al momento de hacer el control preventivo pueda hacer un registro "ocular" al interior de los maleteros o portaequipajes de los vehículos.

Debate

El proyecto no está libre de críticas. El profesor de Derecho de la Universidad Diego Portales (UDP) Mauricio Duce -quien desde el comienzo se ha opuesto desde que se dio a conocer la iniciativa-, señaló que "la propuesta no solo mantiene, sino que incluso agrava algunas de las críticas formuladas en las últimas semanas. Intentar por vías de los controles tener un impacto en la delincuencia contradice la evidencia comparada, pero además no se hace cargo en serio del impacto que pueda tener derechos y libertades públicas".

Además, Duce advirtió que "los datos, tanto de Carabineros y la Subsecretaría de Prevención del Delito en relación a las detenciones, indican que entre 2014 y 2018 el número total de detenidos se ha mantenido. Es decir, ampliando los controles de identidad (en 2016) no hemos detenido a nadie más, respecto de lo que se hacía antes".

Desde la oposición también hubo cuestionamientos. El senador PPD Felipe Harboe dijo que es una "medida efectista y populista para sacar aplausos y revertir la mala evaluación del gobierno en tema delincuencia, no hay evidencia de que esto sirva para combatir el delito. Puede constituirse en un subsidio a la mala gestión policial. La palabra que deben aprender es 'focalización' de la función policial".

En tanto, para el diputado Gonzalo Fuenzalida (RN), "el control es una buena herramienta, la que permitió que el año pasado se detuviera a 100 mil personas que estaban con órdenes de detención pendiente. Este proyecto, además, mejora esta facultad, lo que se demostrará en las próximas encuestas de victimización".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.