Convención abre debate constitucional en jornada marcada por el aniversario del 18-O: Se intensifican tratativas para coordinar comisiones

Foto: Twitter convencional Cristina Dorador Ortiz @criordor.

A dos años del estallido social que abrió paso al proceso constituyente, la Convención Constitucional inició una nueva etapa oficializando la apertura del debate para una nueva Constitución. El hito se dio en un clima en que se enfrentaron distintas visiones sobre la fecha. En paralelo, los convencionales buscaban, hasta el cierre de esta edición, una fórmula para integrar las siete coordinaciones de las instancias permanentes que ordenarán el debate de contenidos.




Con una exposición de fotografías alusivas a las protestas de 2019 y una muestra de postales escritas por niños, niñas y adolescentes con sus aspiraciones sobre el trabajo del proceso constituyente. Así amaneció ayer, en el segundo aniversario del estallido social del 18-O, el edificio del Congreso en Santiago.

La intención de realizar una conmemoración “sobria” por parte de la mesa de la Convención Constitucional no evitó que manifestantes de la CUT y la Anef llegaran al frontis de la sede del órgano constituyente poco antes del mediodía amenazando con la toma de las inmediaciones de no crearse una comisión permanente relativa a los derechos laborales.

El tenso momento, que fue mediado por los vicepresidentes Pedro Muñoz (PS) e Isabel Godoy (Coya), no empañó, en todo caso, el hito que pocas horas después marcaría la presidenta de la instancia, Elisa Loncon, al oficializar -en una sesión cargada de simbolismos- el inicio del debate constitucional.

A 106 días de instalado el órgano constituyente, la representante mapuche, junto a los nueve vicepresidentes de su mesa, se dirigió al pleno. “Hoy damos inicio a una nueva etapa de la Convención Constitucional (...). Este 18 de octubre, a dos años del despertar del nuevo Chile, damos rienda suelta a la imaginación”, dijo.

“Es un imperativo que estemos a la altura de los tiempos. Debemos trabajar arduamente para intentar sanar las cicatrices de Chile. Hagamos este trabajo desde la razón, pero también desde la ternura”, añadió.

El vicepresidente Jaime Bassa (Frente Amplio) aseguró, a su vez, que “somos un poder constituyente originario, territorial, participativo y diverso, que emerge gracias a diferentes procesos de acumulación de malestar cuya historia comenzó hace muchos años. Y que hoy desemboca en la oportunidad de discutir, pensar y construir una nueva sociedad (...). Hoy empieza un proceso político, social y cultural, que demuestra que otros mundos son posibles”.

La línea discursiva la cambiaría el único vicepresidente representante de Vamos por Chile, Rodrigo Álvarez (UDI), quien manifestó las visiones contrapuestas que se expresaron en el órgano constituyente sobre la pertinencia y el simbolismo de la fecha. “Hubiera preferido que el inicio de este debate constituyente fuera en cualquier otro día de nuestro calendario, pero entonces que este 18 de octubre sea una oportunidad distinta, no anclada a la violencia de ayer o a la que irracionalmente algunos siguen demostrando hoy”, sostuvo.

Las palabras del convencional reflejaron el sentimiento de una parte importante de su sector, quienes en su mayoría optaron por no asistir de forma presencial al pleno. Esto, de acuerdo a algunos integrantes del colectivo, debido a razones de seguridad, por las manifestaciones convocadas por el segundo aniversario del estallido.

Así lo expresó, por ejemplo, Felipe Mena (UDI), argumentando que su asistencia vía Zoom fue “para evitar exposición”. “Encuentro que es irresponsable citarnos en una fecha como esta, por 20 minutos de discursos. Además, asumiendo que mi comisión no se constituye hoy (lunes), no tenía mucho sentido ir presencial”, agregó.

Mientras, Ruggero Cozzi (RN) afirmó que “no nos parece que sea la fecha adecuada para iniciar el debate constitucional porque está cargada de violencia”.

En respuesta a esas críticas, la vicepresidenta Elisa Giustinianovic (Movimientos Sociales) sostuvo que “el proceso constituyente que estamos viviendo se inicia con la revuelta social, se inicia con el 18 de octubre, le guste o no a la derecha. Le guste o no a la derecha, vamos a cambiar la Constitución que han defendido durante décadas y le guste o no a la derecha, este proceso se abre con un 80% de aprobación de los pueblos”.

Más allá de las opiniones, cerradas las intervenciones, Loncon procedió a “declarar ante el pleno el inicio oficial del debate constitucional, hoy 18 de octubre del 2021 a las 15.38 de la tarde”. La sesión se selló con aplausos y con la imagen de varios convencionales de izquierda tapándose un ojo en solidaridad con las víctimas de trauma ocular.

Tras la ceremonia, se conformaron tres de las siete comisiones permanentes que ordenarán el debate de contenidos, oportunidad en que los integrantes de esas instancias se presentaron y acordaron votar este martes y miércoles por las coordinaciones que asumirán en ellas.

Negociación por coordinaciones

Así, en medio de la jornada, los convencionales también se dedicaron varias horas a otro asunto: la negociación -que se activó incluso antes de la semana distrital- para elegir a los coordinadores de cada comisión.

Durante los recesos que hubo durante el día, los distintos colectivos aprovecharon de hacer bilaterales en los jardines del Congreso con el fin de buscar consensos que les permitan asegurar los votos en dichas instancias. Al cierre de esta edición, si bien varios dirigentes advertían que no había nada zanjado, lo cierto es que ya habían varios nombres sobre la mesa.

Para una de las comisiones más importantes, la de Sistema Político, habría consenso en la centroizquierda para que sea la única representante mapuche de la instancia, Rosa Catrileo, quien asuma la coordinación. Mientras que el segundo cupo lo estarían buscando Ricardo Montero (Colectivo Socialista), Guillermo Namor (INN) y Fernando Atria (Frente Amplio). Si bien también se mencionaba para la coordinación a Bárbara Sepúlveda, desde el PC transmitían que no estaba dentro de sus aspiraciones. Por su parte, desde el colectivo Vamos por Chile transmitieron pese a que han recibido solicitudes para apoyar a alguno de los nombres que proponen sus pares, aún no tomaban una definición respecto de respaldar o no a alguno de ellos e, incluso, algunas voces se inclinaban por abstenerse en esa votación.

Situación similar enfrenta la centroderecha en las demás instancias, considerando que tiene minoría en la Convención y prácticamente no tiene opciones -ni aspiraciones- de presidir alguna comisión. De este modo, los convencionales de Vamos por Chile están buscando impulsar nombres que consideran “más dialogantes”, y así evitar que “los sectores más ultra de izquierda” se queden con el control de estas instancias.

Para la Comisión de Derechos Fundamentales, el Frente Amplio está peleando para que Damaris Abarca (independiente-CS) asuma la coordinación, mientras que por el segundo cupo están corriendo, entre otros, Patricio Fernández y César Valenzuela (ambos del Colectivo Socialista). En el PC, por su parte, hay interés para que Valentina Miranda asuma en alguna de las coordinaciones. Gaspar Domínguez, de Independientes no Neutrales, también estaría interesado. Este último, dicen en la derecha, estaría buscando sus patrocinios.

En el caso de la Comisión de Justicia, el PC ha pedido apoyo para Hugo Gutiérrez, mientras que el Colectivo Socialista ha bregado por Andrés Cruz. En el Frente Amplio también están apostando por una coordinación con Christián Viera. Vamos por Chile se inclinaría por Cruz o Viera, pero, a cambio, busca que una representante de sus filas, Patricia Labra (RN), sea quien quede como dupla en la coordinación.

En la Comisión de Forma de Estado, según distintas fuentes, “la pelea” va a estar entre César Uribe (Pueblo Constituyente) y Adolfo Millabur (Mapuche). Y mientras el Colectivo del Apruebo quiere poner a Eduardo Castillo, la centroderecha está en conversaciones para impulsar una dupla propia -Geoconda Navarrete (Evópoli) y Felipe Mena (UDI)- para una primera votación, aunque -dicen- lo más probable es que terminen respaldando a Castillo.

Por otro lado, en Medio Ambiente suenan Juan José Martín (INN) y Gloria Alvarado (Movimientos Sociales), siendo el primero quien busca respaldos entre sus pares de Vamos por Chile.

Según distintas fuentes, las negociaciones han estado cruzadas, además, por la idea impulsada por el Colectivo Socialista, el PC y algunos sectores del Frente Amplio para que los cargos de las coordinaciones solo duren tres meses y se roten al menos dos veces de aquí al final del debate de contenidos.

Lo que viene

Este martes está previsto que se constituyan las otras cuatro comisiones: Formas de Estado, Derechos Fundamentales, Sistema de Justicia y Sistema de Conocimiento. Este miércoles, por otro lado, el pleno dará inicio a los “discursos de apertura”, donde cada convencional tendrá cinco minutos para dar a conocer sus deseos para la nueva Constitución. Ese proceso terminaría el próximo martes.

Una vez elegidas las coordinaciones -que deberían quedar zanjadas a más tardar esta semana-, cada una de ellas deberá proponer un itinerario y forma de funcionamiento.

Según el reglamento, además, desde este lunes los convencionales pueden ingresar a la oficina de partes propuestas de normas constitucionales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.