El protagónico debut de Ana Lya Uriarte como jefa de gabinete de Siches en La Moneda

La nueva mujer fuerte del Ministerio del Interior participó este lunes del comité político liderado por el Presidente Gabriel Boric y, luego se sumó a la cita ampliada con los partidos políticos oficialistas desde donde le desearon éxito y colaboración en su gestión. Su antecesor, Roberto Estay, por su parte, se despidió de la coalición y apuntó a la responsabilidad para sacar adelante el programa de gobierno.




Uno a uno saludó a los presidentes de los partidos del oficialismo Ana Lya Uriarte la mañana de ayer. La nueva mujer fuerte del Ministerio del Interior, quien asumió como jefa de gabinete de la ministra Izkia Siches, lo hizo tras incorporarse al tradicional comité político ampliado de La Moneda donde debutó en el cargo.

La socialista arribó a la cartera tras la reestructuración de equipos a la que se vio obligada la titular de Interior tras las crisis que ha enfrentado desde que asumió en Palacio. Y, según asistentes, en la cita con los dirigentes oficialistas, la exjefa de gabinete de la Presidenta Michelle Bachelet se presentó y recibió el saludo de varios de ellos, quienes le desearon éxito y suerte en su gestión.

Así, el primer día de Uriarte en Palacio no pasó desapercibido y su presencia se tornó protagónica. La otrora jefa de gabinete de Bachelet, quien arribó ayer a La Moneda pasadas las 7.30, estuvo todo el tiempo acompañando a la titular del Interior e, incluso, se sentó a su lado derecho durante el comité político ampliado.

Y no solo estuvo en el encuentro con los partidos oficialistas, sino que también en la tradicional reunión del Presidente Gabriel Boric con los ministros del comité político. Su debut, de hecho, quedó registrado en las fotos oficiales que difundió Presidencia de la cita entre el Mandatario y los secretarios de Estado.

La participación de Uriarte en ambas instancias, en todo caso, era algo que también hacía su antecesor Roberto Estay -médico y mano derecha de Siches durante su presidencia en el Colegio Médico-, cuya presencia en la instancia de igual manera había levantado suspicacias en Palacio. Sin embargo, la llegada de la socialista concentró la atención, entre otras cosas, porque refleja la creciente influencia del denominado bacheletismo en el gobierno de Boric y representa la apuesta del Ejecutivo por fortalecer a la titular del Interior en su trabajo como jefa de gabinete y en la relación con las colectividades oficialistas.

La ministra Siches durante su instalación había sido cuestionada por conformar su gabinete en base a confianzas personales al sumar, por ejemplo, al propio Estay, quien, de todas formas, seguirá formando parte de sus equipos en Interior y se despidió ayer de los presidentes oficialistas en el grupo de WhatsApp que compartían con la secretaria de Estado.

“Estimad@s. Hoy dejo mi función de JDG (jefe de gabinete). Les agradezco enormemente todo lo compartido. Mis mejores deseos en las pegas que vienen y la responsabilidad de hacer avanzar el programa de gobierno. Comparto el número de la nueva jefa para que puedan integrarla a este espacio. Un abrazo fraterno”, escribió Estay, poco antes de salirse del chat.

Primeros intercambios con los partidos

“Colaboración” y “trabajo en equipo” fueron palabras que se le transmitieron desde las dos coaliciones de gobierno a la abogada, pese a que la confirmación de su llegada a Palacio generó incomodidad en sectores del Partido Socialista. En esa colectividad resintieron que el Ejecutivo optara por figuras de la disidencia a la directiva actual que subroga Andrés Santander.

23/05/2022 COMITE POLITICO AMPLIADO. EN LA FOTO, IZKIA SICHES JUNTO A LA NUEVA JEFA DE GABINETE DEL MINISTERIO DEL INTERIOR, ANA LYA URIARTE Mario Téllez / La Tercera

Durante la cita con los partidos se le vio a Uriarte tomar apuntes de los comentarios de los timoneles sobre los dos temas que se tomaron la discusión: el estado de excepción en La Araucanía y la polémica por el respaldo del gobierno a la idea propuesta por el contralor, Jorge Bermúdez, para hacer adecuaciones vía decreto con fuerza de ley a algunas de las normas constitucionales que eventualmente se aprueben en el plebiscito del 4 de septiembre.

Las mismas fuentes señalan que la jurista no habría intervenido durante el debate y que sólo se limitó a aportar un dato al ministro de la Segpres, Giorgio Jackson, cuando el secretario de Estado dio explicaciones a la coalición por los límites de las adecuaciones vía decreto que podría impulsar el Ejecutivo.

“Desde el Partido Liberal valoramos la llegada de Uriarte a Interior. La política de seguridad requiere experiencia y madurez. Es importante que el Ministerio del Interior no se paralice frente a la vacilación de Apruebo Dignidad en materia de seguridad y delincuencia. Uriarte representa esa centroizquierda sin complejos para gobernar”, dijo tras la cita el timonel PL, Patricio Morales.

Sus complejos días en Palacio

La abogada vuelve a Palacio con varias polémicas sobre sus hombros tras el segundo mandato de Bachelet. La última semana de Uriarte como su jefa de gabinete, en marzo de 2018, fue una de las más difíciles.

El principal conflicto fue el fallido cierre del penal de Punta Peuco, al que se opuso el ministro de Justicia de la época, Jaime Campos. En la oportunidad, la socialista hizo gestiones infructuosas a nombre de Bachelet para tratar convencer al titular de Justicia, quien fundamentó su negativa en que una medida a horas del cambio de mando no tendría sentido, a pesar de que el ministerio hace meses venía proponiendo alternativas.

El epílogo del gobierno de Bachelet fue salpicado por otra polémica que involucraba nuevamente a Campos y a Uriarte, por presuntas presiones que habría hecho la jefa de gabinete para que se nombrara al exfiscal del caso Caval Luis Toledo como notario en San Fernando.

Una vez fuera del gobierno, el 14 de marzo de 2018, en conversación con Radio Universo, Campos afirmó que “recibí instrucciones superiores que me decían que tenía que designar al señor Toledo”. Frente a este otro episodio, los diputados de la UDI pidieron la intervención de la Contraloría.

Otro tema que marcó el paso de Uriarte como principal asesora de Bachelet fue su relación con Jorge Burgos, quien ejerció como ministro del Interior entre mayo de 2015 y junio de 2016. El 29 de diciembre de 2015, la entonces Presidenta viajó a La Araucanía, en una visita organizada por Uriarte. Sin embargo, la abogada le informó a Burgos la misma mañana del periplo, lo que provocó que él presentara su renuncia. Si bien la dimisión no fue aceptada por Bachelet, prolongó la tensión entre el gabinete presidencial y el otrora secretario de Estado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.