“Hay un mandato que obedecer”: presidenta PS raya la cancha ante militantes que se distancian de un órgano 100% electo para redactar nueva Constitución

Paulina Vodanovic también afirmó que un nuevo proceso constituyente "es una obligación" y que el mundo político no puede "esperar una nueva crisis institucional". "Chile no resiste un nuevo estallido social”, advirtió.


Esto ha ido tomando un camino bastante enredado en los últimos días, porque hay mucha opiniones, muchas voces”.

Con esas palabras la presidenta del Partido Socialista (PS), Paulina Vodanovic se refirió a la discusión que llevan adelante las fuerzas políticas para resolver el mecanismo que elaborará la nueva Constitución.

Y es que la piedra de tope para sellar un acuerdo es el tipo de órgano redactor -100% electo, mixto o completamente designado- y el sistema electoral para escoger a los futuros redactores.

La mesa negociadora tiene cuatro propuestas sobre la mesa en este momento: un órgano 100% electo de 50 personas (Chile Vamos), una instancia redactora de 99 personas electas con posibilidad de llegar a 75 (oficialismo), un órgano de 60 integrantes electos (Demócratas) y una convención de expertos designados por el Congreso (Amarillos).

Sin embargo, durante los últimos días algunas voces oficialistas han explorado la posibilidad de que la nueva Carta Magna no sea redactada necesariamente por un órgano 100% electo por la ciudadanía. Otros, en tanto, se han distanciado públicamente de ese tipo de mecanismo.

El órgano 100% electo hoy no tiene ninguna viabilidad política, llegó el momento de aceptarlo”, dijo esta semana a La Tercera PM el diputado socialista, Tomás de Rementería.

En medio de las negociaciones, este viernes la timonel del PS insistió en que la postura de la colectividad es un órgano completamente electo en las urnas. Y si bien reconoció que al interior del partido pueden existir voces que difieren de esa idea, afirmó que se debe respetar la decisión institucional.

Respecto al Partido Socialista, quiero decir que nosotros tenemos el mandato por nuestro comité central de tener un órgano 100% electo”, expresó en diálogo con Radio Agricultura.

“El comité central se pronunció hace varios meses, cuando empezamos a subir esto, y hemos tenido reuniones de la comisión política en los últimos días que han señalado que se debe privilegiar tener una nueva Constitución, pero que el órgano que la redacte tiene que respetar los principios de participación ciudadana”, complementó.

En esa línea, admitió que “es cierto” que hay distintas posturas dentro del partido, pero recalcó que aquí hay un mandato que nosotros tenemos que obedecer como representantes del partido en cuanto a lo que este ha señalado”.

“Pueden haber distinta opiniones, pero la voz del partido es eso”, remarcó Vodanovic y advirtió que “no podemos caer en que la redacción de esta nueva Constitución no sea legitimada por la ciudadanía, que no tome esta Constitución como propia y que, finalmente, termine rechazándola por segunda vez”.

Además, aseguró que “yo no me dedico a censurar la opinión de nadie y menos la de los parlamentarios, todos pueden tener opiniones, pero la voz y la posición oficial del Partido Socialista lo adoptan sus organismos regulares”.

“Chile no resiste un nuevo estallido social”

Durante el diálogo, la timonel socialista también puntualizó en la importancia del nuevo proceso constituyente. “Esto de que dicen de que la gente ya no está preocupada de la nueva Constitución, yo no lo creo”, afirmó.

Y si bien reconoció que “puede que no sea una aspiración de la mayoría, o una necesidad inmediata de la mayoría, sí es una obligación para la política en Chile tomar esto y no esperar una nueva crisis institucional como la de 2019, Chile no resiste un nuevo estallido social”.

“No podemos esperar que nuevamente la gente salga a demandar mejores pensiones, mejor salud, para retomar esto, porque ahí tal vez el tiempo ya sea tarde”, sentenció Vodanovic.

Lee más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.