Ingresos clandestinos: Gobierno encabeza reuniones con intendentes y diputados del norte para analizar la situación y dice que es “indispensable” tener una ley migratoria para enfrentar el tema

El ministro del Interior, Víctor Pérez, aseguró que hace una semana, solo en las tres regiones del norte, habían 506 inmigrantes ilegales en residencias sanitarias haciendo cuarentena.




Por tercera vez en un día el gobierno salió públicamente a referirse al aumento del ingreso irregular de personas por la frontera norte de Chile y al proyecto de migraciones, que tiene que ser votado hasta total despacho este martes y miércoles en el Senado.

Temprano, pasadas las 8.30 el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, abordó el tema y vinculó la gran cantidad de accesos clandestinos al país por parte de venezolanos a una indicación de la oposición en el marco del debate de la ley migratoria y que fue aprobada en el Senado, que plantea una regularización extraordinaria de extranjeros que no estén con sus papeles al día.

Un par de horas después y tras sostener un encuentro con representantes de Venezuela en Chile, Galli volvió a hablar del tema y en la misma línea que antes rechazó el ingreso clandestino a nuestro país.

Y ahora en la tarde, pasadas las 17.30, fue el turno de los ministros del Interior y Relaciones Exteriores, Víctor Pérez y Andrés Allamand, respectivamente, para referirse a este tema.

506 “inmigrantes ilegales” en residencias sanitarias

Ambos informaron -en un punto de prensa en La Moneda- que sostendrán una reunión con intendentes de las regiones del norte para abordar esta situación. Además, más tarde, a las 19.30, se espera que tengan una reunión vía teleconferencia, con los diputados de la zona norte, José Miguel Castro (RN), Sofía Cid (RN) y Renzo Trisotti (UDI), quienes pedirán que las fronteras permanezcan cerradas hasta que se supere la pandemia del Covid-19.

“En algunos momentos más vamos a tener una reunión con los distintos intendentes de las regiones del norte para analizar en detalle la situación de cada una de las regiones, de cada uno de los pasos y el ingreso de inmigrantes ilegales a nuestro país”, dijo Pérez.

Sobre dicho encuentro el ministro indicó que “vamos a analizar, para tomar resoluciones y decisiones que nos permitan impedir este flujo creciente de inmigrantes ilegales hacia nuestro país".

Asegurando que el motivo del creciente ingreso de ilegales "es producto de que Chile es el país más ordenado, el que mejor está enfrentando los problemas sociales de la pandemia, y por lo tanto, existe una presión muy fuerte hacia nuestro país. Aquí es muy importante tener presente que a pesar de todos nuestros problemas y dificultades, nadie se quiere ir de Chile. Pero tenemos una fuerte presión para ingresar a nuestro país. No tenemos dificultades con los migrantes legales y su integración, donde tenemos un problema creciente es en los ilegales, irregulares, que generan demasiados problemas, incluso a sí mismos”.

El jefe de gabinete ejemplificó el problema de los ingresos clandestinos detallando que “hace una semana en las residencias sanitarias que tiene Chile, de Arica a Magallanes, para atender a aquellas personas que tienen que hacer su cuarentena no en su hogar u hospital, teníamos 762 inmigrantes a lo largo y ancho del país".

"Y solo en las tres regiones del norte, 506 inmigrantes ilegales que hemos tenido que recibir en estas residencias sanitarias, demostrando con ello las dificultades crecientes que tenemos para poder atender a la población chilena y población migrante regular, producto que la entrada de personas de manera ilegal e ilegítima hace necesario que inmediatamente los tengamos que llevar a estas residencias”, complementó.

“Ese es solo un dato de las dificultades que genera en nuestro país el ingreso ilegal. Y teniendo presente que hoy tenemos fronteras cerradas y, por lo tanto, en el momento en que normalicemos la situación, esto puede ser más problemático, más caótico, lo que hace absolutamente indispensable tener una ley migratoria que provea al Estado de las herramientas necesarias para combatir el ingreso irregular", aseguró el secretario de Estado.

"Lo hemos dicho y lo reafirmamos hoy, Chile y los chilenos aceptamos, queremos al inmigrante que llegue a Chile, pero que lo haga de una manera regular, ordenada y cumpliendo todos y cada uno de los requisitos para que pueda integrarse en nuestro país. Este ingreso irregular, masivo, hace que no pueda integrarse, significan problemas para las comunas y regiones, significa problemas para otros chilenos y significa problemas para ellos mismos”, concluyó Pérez.

Allamand: “Ojalá tuviéramos los expedientes para poder generar expulsiones expeditas”

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, indicó que “hemos hecho un análisis de la situación que se está produciendo en la frontera norte y en primer lugar queremos señalar que el gobierno no avala ningún ingreso irregular al país”.

“La situación es muy distinta de lo que ocurría en el pasado, donde todo el mundo recuerda aviones en las que venían personas supuestamente como turistas a sabiendas de que no tenían tal carácter. En definitiva, lo que importa destacar, es que las personas que están ingresando clandestinamente al país están cometiendo un delito y, en consecuencia, lo que correspondería es que hubieran procedimientos expeditos para expulsar a dichas personas del país”, agregó.

Sobre las medidas a adoptar, el Canciller aseguró que “vamos a fortalecer el control sobre las fronteras, que es particularmente extensa; vamos a continuar trabajando con las cancillerías de los países vecinos precisamente para coordinar esfuerzos; y vamos a ofrecer una cooperación en términos de contribuir a desmantelar las verdaderas maquinarias que existen, unas verdaderas bandas de personas que, en definitiva, funcionan como trata de personas o de alguna manera aprovechándose de personas que intentan ingresar al país, desarticular esas bandas delictuales es particularmente importante”.

Pero también tuvo palabras para la tramitación de la ley migratoria en el Senado y responsabilizó a la oposición por las indicaciones impulsadas en la materia.

"Y por último, esperamos que mañana y pasado tengamos por fin una legislación que permita o facilite la tarea que tenemos que efectuar en la frontera. Y ciertamente, en tal sentido, ha resultado particularmente inconveniente todas las propuestas formuladas por la oposición, por ejemplo, en términos de regularizar la situación de quienes ingresan de forma clandestina al país, es exactamente el incentivo inverso al que se necesita.

"En consecuencia, no avalamos el ingreso clandestino, es un delito, ojalá tuviéramos los expedientes para poder generar expulsiones expeditas, vamos a insistir en el control de las fronteras, seguiremos coordinados con las cancillerías de los países vecinos y esperamos que esta semana tengamos una legislación que facilite la tarea en tal sentido”, concluyó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.