Los ejes de La Moneda para enfrentar el debate constitucional

COMITE-POLITICO11508

La reunión del comité político realizada este lunes en La Moneda. Foto: Mario Téllez

Ejecutivo entregó directrices a Chile Vamos, que incluyen priorizar la agenda social, aunque con una apertura a la discusión. Gobierno apela a que los cambios se realicen de manera institucional. Además, en el oficialismo comenzó a tomar fuerza la idea de un plebiscito ratificatorio.




En dos oportunidades, el gobierno abordó con los partidos de Chile Vamos, en los últimos días, el debate que se instaló sobre una nueva Constitución a raíz del estallido social. Primero fue el Presidente Sebastián Piñera en una reunión que sostuvo el domingo en la noche con los presidentes de los partidos del oficialismo y, posteriormente, lo plantearon los ministros durante el comité político de este lunes.

En ambas citas, el Ejecutivo delineó algunas directrices con las que enfrentará este tema. Uno de los primeros ejes es que se debe priorizar la agenda social, pero que no se cerrarán al debate sobre una nueva Carta Magna, sobre todo -explican en el oficialismo- porque deben dar señales concretas a la ciudadanía de que están dispuestos a generar, si las personas así lo quieren, modificaciones estructurales.

Además, en los mensajes entregados por el gobierno a Chile Vamos se recalcó que fue el propio Piñera quien, en 2016, planteó en una columna de opinión su apertura a una reforma constitucional, incluyendo un plebiscito ratificatorio, es decir, una consulta a la ciudadanía para validar ciertas modificaciones, pero no al inicio del proceso. De hecho, esta idea -que no está en el programa de gobierno- comenzó a tomar fuerza en el oficialismo.

Asimismo, en la reunión, según presentes, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, planteó que el debate debe darse en el marco de la institucionalidad vigente, es decir, en el Congreso. Y, por la misma razón, en el Ejecutivo descartan la idea de apoyar una asamblea constituyente, como han pedido desde la oposición. En ese sentido, se explicó que hay iniciativas que están ingresadas en el Parlamento, por ejemplo, el proyecto de la exmandataria Michelle Bachelet.

De hecho, de ser necesario, los dirigentes de Chile Vamos se mostraron abiertos, incluso, a debatir esa iniciativa.

Como parte de la estrategia del gobierno y Chile Vamos para enfrentar a la centroizquierda, en el encuentro también se abordó la necesidad de emplazar a la oposición a que tramiten los proyectos que ya están ingresados. "No hay ninguna razón para que los temas constitucionales no puedan empezar a tratarse desde ahora mismo, y tampoco se ve inconveniente alguno para que exista un plebiscito ratificatorio de los eventuales cambios a la Constitución", dijo el jefe de senadores de RN, Andrés Allamand. Y respecto al proyecto de Bachelet, agregó: "Lo lógico no es partir de cero".

La presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, en tanto, sostuvo que "es una discusión que se puede dar en el Congreso, nosotros no tenemos ningún problema en participar en ella, pero no sé si es una buena señal para la gente común", mientras que su par de Evópoli, Hernán Larraín Matte, manifestó su disponibilidad a debatir la iniciativa de Bachelet.

En el oficialismo reconocen que, pese a la resistencia inicial al tema, han tenido que debatir cómo enfrentar la discusión debido a que las movilizaciones ciudadanas se mantienen y porque la oposición ha levantado con fuerza una ofensiva comunicacional y legislativa para avanzar a una nueva Carta Fundamental. De hecho, la Comisión de Constitución de la Cámara aprobó este lunes -por 7 votos contra 6- la idea de legislar de una serie de proyectos de reforma constitucional.

Así, fuentes del Ejecutivo señalan que la idea del gobierno es revisar todas las iniciativas que se han ingresado y sondear la posibilidad de conformar equipos técnicos transversales con miras a llegar a un acuerdo.

Consultado sobre si hay disposición del Ejecutivo a ingresar indicaciones o ponerle urgencia al proyecto de Bachelet, el ministro Blumel señaló ayer que "el gobierno no está cerrado a ningún tema, pero hay que poner algunas condiciones básicas en materia democrática". En ese sentido, sostuvo que "la premisa fundamental es que cualquier reforma institucional o reforma a la Constitución tiene que hacerse a través de la institución, del Congreso". Eso sí, recalcó que primero se debe priorizar la agenda social y escuchar lo que diga la gente en el marco de los diálogos ciudadanos que iniciará el Ejecutivo la próxima semana.

En esta línea, en el comité político hubo un diagnóstico compartido sobre la necesidad de acelerar las distintas iniciativas para enfrentar la crisis, en particular respecto de pensiones y modificaciones al sistema tributario, tema que también fue abordado en el encuentro entre Piñera y los timoneles de Chile Vamos.

Las mismas fuentes explican que también se acordó, a modo de estrategia, enfatizar los puntos en que el oficialismo ha cedido a solicitud de la oposición: factor de reparto en pensiones y desechar la reintegración tributaria para las grandes empresas, entre otras. Esto, como una forma de remarcar lo que en el oficialismo consideran como una actitud "dilatoria" de la centroizquierda.

En medio de este escenario, Blumel se reunirá este martes a las 13.00 con senadores de ese sector en el Congreso para abordar la agenda social, cita en la que la oposición espera abordar también el debate constitucional.

Comenta